Sabor agridulce en el seno de Uminsa que retorna nuevamente a la actividad, pero por poco tiempo. Los trabajadores han decidido en asamblea desconvocar la huelga después de la reunión que el comité de empresa ha mantenido esta mañana con la dirección, pero la falta de garantías en el desarrollo de la actividad les llevará a volver a la huelga en tan solo cinco días, que es el plazo que contempla la Ley.

Los trabajadores no han ocultado su malestar al término de la reunión de esta mañana, con la propuesta empresarial de mover a los mineros a cielos abierto. Ello supondrá una merma en sus retribuciones de 200 euros mensuales.

Pero la otra preocupación de los trabajadores que era el mantenimiento del empleo tampoco se podrá asegurar ni a corto plazo.

Los mineros vuelven al trabajo durante estos próximos días pero no aceptan la propuesta de la empresa. La situación ahora en que la huelga ha terminado, y para evitar despidos procedentes por huelga ilegal, es que vuelven a la mina pero anuncian una nueva convocatoria en el plazo de cinco días hábiles cuando la Ley de Libertad Sindical contempla la posibilidad de volver a abrir la vía del conflicto colectivo.

Sin embargo, esta vez la huelga no sólo va a ser contra el Gobierno sino también contra sus patronos, cuyos intereses han defendido en las trincheras y de quienes hoy se sienten decepcionados por los últimos acontecimientos.  

El fin provisional del conflicto en Uminsa llevó aparejada la salida de los cinco trabajadores encerrados en el pozo Santa Cruz del Sil desde hace casi un mes, desde el pasado 11 de julio. Salieron pasadas las 19.15 horas.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos