El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha declarado nulo el despido colectivo de 29 trabajadores en el pozo Salgueiro, perteneciente a Uminsa. La sala de lo social del órgano judicial obliga con esta sentencia a la readmisión de los trabajadores ya que no apreció que hubiera acreditado suficientemente las causas en las que basó esta rescisión colectiva de la mayor parte de la plantilla.

El grupo empresarial tomó la decisión de cerrar el pozo Salgueiro con arreglo a razones económicas y de producción. Motivos que no han sido suficientes para el órgano judicial que, en esta sentencia, contempla que la documentación económica que presentó debió ser la relativa al grupo minero en su conjunto y no exclusivamente la del pozo Salgueiro donde se llevó a cabo esta medida.

Esta resolución obliga a la empresa a la readmisión de los trabajadores en las mismas condiciones anteriores al despido, pero además deberá abonar los salarios dejados de percibir desde entonces. Los trabajadores, por su parte, deberán reintegrar las indemnizaciones en aquellos casos en que fueron cobradas.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos