El borrador del Plan del Carbón es “una verdadera provocación” a juicio del sindicato Fitag UGT. Tras la reunión que han mantenido en la sede del Ministerio de Industria en que el Gobierno presentó un documento sobre el futuro del carbón, los agentes sociales consideran que el devenir del carbón es “alarmante”, que prima el carbón de importación y aboca a las explotaciones mineras al cierre, según se ha pronunció en un comunicado este sindicato.

Desde el sindicato no ha ocultado ni su decepción ni sus críticas al borrador del Plan del Carbón que, según informa Europa Press citando al secretario del sector minero del sindicato, Víctor Fernández, Industria ha pedido una reunión para cerrar el documento y enviarlo a Bruselas a principios de septiembre cuando “previamente se había comprometido a tomar el tiempo necesario para llegar a un acuerdo con los sindicatos y empresas mineras y eléctricas, incluso negociando en el mes de septiembre”.

Con arreglo a estos argumentos, no están dispuestos a aceptar el documento que “condena a la minería al cierre inmediato” y que además da “total prioridad al carbón de importación por encima del autóctono”. Es más, afirman que el mineral extranjero es más caro y carece de la calidad del carbón español, “y por supuesto no mantiene el empleo en nuestro país".

El documento contempla despidos con indemnizaciones de 8.000 euros y 30 días de salario por año y un límite de 24 mensualidades para empresas que cierren del 2013 al 2015, mientras que para las que lo hagan del 2016 al 2018 fija una cantidad de 6000 euros y una cantidad variable de 25 días por año hasta la aplicación de la reforma laboral y con un límite de 18 mensualidades.

En el comunicado de prensa del sindicato considera que el documento que ha recibido “es una verdadera provocación, que ignora todo el trabajo y todas las propuestas que los sindicatos hemos realizado”. Ponen de manifiesto que primero debería ponerse en marcha el pago de las ayudas de 2012 así como convocar urgentemente las del ejercicio 2013, finalizar la firma de los contratos entre mineras y eléctricas y empezar a quemar carbón autóctono de todas la empresas para generar energía. Todo ello sin olvidar “mediar para solucionar la problemática de CMC, UMINSA y Alto Bierzo”.

“Estamos en completo desacuerdo con las medidas que plantea el Gobierno, y mientras no se contemplen soluciones para reactivar el sector y las comarcas mineras, y no se dé una verdadera salida social no traumática para los trabajadores no estamos dispuestos a ser cómplices de sus planes”, concluyeron.

Habrá, en cualquier caso, una nueva reunión con los empresarios presentes, que tendrá lugar el día 30 y 31 de julio “y que debe de tener continuidad en el futuro hasta alcanzar un acuerdo global y que no suponga un mero carácter programático, cuyo contenido no genera derechos ni obligaciones, pues su efectividad queda condicionada a la puesta en práctica de las distintas líneas de subvenciones”.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos