El foco de la protesta por la situación de la minería del carbón se ha trasladado a Villablino donde en las últimas semanas se vienen escenificando acciones ciudadanas contra los acuerdos alcanzados y para pedir la implicación de distintas administraciones. 4.000 personas según cuantificó la alcaldesa, Ana Luisa Durán, tomaron ayer las calles de la capital lacianiega donde reclamaron soluciones expresamente para los trabajadores de Coto Minero del Cantábrico.

El concurso de acreedores del Grupo Alonso estaba detrás de esta convocatoria en la que el sector exige una estabilidad que nunca llega. Y todo ello tomando como punto de partida la necesidad de buscar una viabilidad para la empresa que permita seguir adelante con la actividad extractiva pero con otros empresarios, aunque el secretario de Comisiones Obreras, Omar García, transmitió la situación de incertidumbre sobre el futuro así como si hay algún posible comprador.

Existe, asimismo, un temor añadido y es que el propio Victorino Alonso sea uno de los posibles interesados en adquirir sus propias  empresas. Pero los trabajadores advierten que no se quedarán de brazos cruzados y que exigirían, en este caso, responsabilidades políticas.

La pancarta dejaba bien claro que “no pedimos caridad, pedimos justicia”. Una pancarta que portaron por las calles de Villablino donde el Plan del Carbón también fue objeto de críticas.

 

Fotos: Antonio Arias Terrado

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360