AVANCE.- Las Ventas de Albares y Bembibre dan esta tarde el último adiós a Carlos Pérez en un multitudinario funeral por el vigilante minero que perdió la vida el lunes en el accidente de Pola de Gordón. Familiares, amigos y compañeros del fallecido, mineros de empresas bercianas y lacianiegas, vecinos de Las Ventas de Albares y de Bembibre y, en general, de toda la comarca del Bierzo, no quisieron perder la oportunidad de despedir esta tarde a Carlos en un funeral cargado de dolor y duelo por estas seis vidas humanas que se ha cobrado la mina. 

El cuerpo sin vida de Carlos Pérez llegó directamente a la iglesia Nuestra Señora de las Nieves donde más de medio millar de personas esperaban para dar el último adiós al vigilante minero. Posteriormente, será trasladado al cementerio de Bembibre, donde va a recibir sepultura.

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos