Las Ventas de Albares y Bembibre dieron esta tarde el último adiós a Carlos Pérez en un multitudinario funeral por el vigilante minero que perdió la vida el lunes en el accidente laboral de Pola de Gordón. Familiares, amigos y compañeros del fallecido, mineros de empresas bercianas y lacianiegas, vecinos de Las Ventas de Albares y de Bembibre y, en general, de toda la comarca del Bierzo, no quisieron perder la oportunidad de despedir esta tarde a Carlos en un funeral cargado de dolor y duelo por estas seis vidas humanas que se ha cobrado la mina.

El cuerpo sin vida de Carlos Pérez llegó directamente a la iglesia Nuestra Señora de las Nieves donde cerca de un millar de personas aguardaron para dar el último adiós al vigilante minero. Fue un recibimiento con un estremecedor silencio que sólo se rompió con los llantos de de dolor de familiares y amigos a la entrada a la Iglesia.

Después de casi una hora de homilía, el ataúd salió entre un intenso aplauso de afecto y de apoyo a la familia y al sector minero en general.

Este funeral congregó a una multitud de ciudadanos y a pocos políticos, éstos fundamentalmente de poblaciones del Bierzo Alto.

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
Caperucita Roja Lateral
warhol_360