Los trabajadores de Alto Bierzo se decantan por la huelga que entrará en vigor el próximo lunes. Por 33 votos a favor y 12 en contra, la asamblea tomó esta tarde una decisión que se presentaba difícil, pero que entienden que es la única salida que les queda ante los incumplimientos de la empresa. Ahora, confían que el administrador concursal inicie la liquidación de la empresa y que haya algún empresario que esté dispuesto a seguir adelante con la actividad, igual que varias empresas ya han anunciado su interés por CMC.

La reunión de esta mañana con la mediación del Serla terminó con acta de desacuerdo. No hubo entendimiento entre las partes, y los representantes de los trabajadores se han mostrado críticos por los compromisos incumplidos. Aseguran que sienten entre "utilizados o engañados", en concreto porque "no entendemos esa postura" de la empresa, criticó el presidente del Comité de Empresa, Rubén Fernández.

Y es que durante los últimos meses han aguardado y apoyado decisiones que, creían, eran para la incorporación de la plantilla que permitiera aumentar la producción. Es decir, los trabajadores volverían al tajo, y la empresa obtendría el beneficio económico correspondiente. En síntesis, todos ganarían. Sin embargo, "parece ser que el acuerdo se ha sacado y no se incorpora ni el tato".

De hecho, en este mismo momento aseguran no entender a dónde quiere llegar la empresa. Y recuerdan que en su momento entendieron que este margen de tiempo era para conseguir que el grupo de Casares estuviera a pleno rendimiento de tal modo que el carbón de la explotación pudiera emplearse para las mezclas con el mineral de exterior. "Pero no es así", lamentó el representante sindical. "No sé qué pasa pero no es así", y es lo que transmitieron este martes a los trabajadores. En conclusión una situación que, reconocen, no son capaces a entender, y "la verdad, no sé si habrá algún licenciado que lo pueda entender".

Los representantes sindicales trasladaron esta situación a sus compañeros que de forma mayoritaria apoyaron la convocatoria de huelga en un contexto en que "no se ve ninguna salida". Entienden que ha quedado claro que "no están por la labor de cumplir con el empleo", reprobó el presidente del Comité, y esperan que el proceso de liquidación siga su curso.

"Nosotros hemos trasladado a los trabajadores que si iniciamos el proceso de huelga el administrador concursal iniciaría el cese de actividad", explicó Fernández, y es así precisamente como lo ha encajado la plantilla. Por ello, apelan a una solución "vía proceso CMC", o lo que es lo mismo, "que pueda venir un empresario que quiera subrogar a los trabajadores y quiera apostar por la empresa".

La confianza en la gestión actual es mínima y los propios trabajadores siguen sin cobrar y, en muchos casos, sin prestaciones.

Desde el sindicato Comisiones Obreras no han detallado si la convocatoria de huelga traerá consigo alguna otra medida de presión.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

warhol_360