Los trabajadores de Alto Bierzo asistieron este sábado a una nueva asamblea, más bien de trámite. No hubo que acordar decisión alguna ni medidas. Simplemente conocieron la situación a la que se enfrentan en pleno proceso de liquidación. Entre incertidumbre y esperanza por que las cosas, al menos, no empeoren, la plantilla aguarda ahora posibles movimientos y un posible interés por la empresa que les permita salir del bache en que entraron el pasado año.

La dirección del grupo Viloria se reunirá el lunes con los representantes de los trabajadores para explicarles la situación y para trasladarles las últimas noticias. En concreto, que a partir de este momento será el administrador concursal quien tomará las decisiones en la búsqueda de un comprador.

Para los trabajadores no deja de ser una buena noticia la desvinculación del grupo empresarial, y así lo expresaban al terminar la asamblea en las escaleras de la casa sindical. Concretamente porque hacen responsable de la situación actual al grupo presidido por Manuel Lamelas. No conciben que las millonarias subvenciones que ha percibido hayan desembocado en la quiebra de la empresa, que ha abocado a la plantilla a una situación insostenible.

Sin embargo, aún desconfían que durante el proceso de liquidación se mantendrá supuestamente una parte de la plantilla que ha participado en decisiones del grupo.

La próxima semana los representantes de los trabajadores esperan reunirse con la administración concursal. Una reunión que aguardan con impaciencia para conocer si existe en este momento algún interés privado por Alto Bierzo.

 

Por el mantenimiento de empleo con ésta o con otra empresa

El secretario de política sectorial de Industria de Comisiones Obreras, Jesús Magadán, reconoció que la situación no debería ser peor a lo que ha sido en estas últimas fechas, y en concreto apeló al mantenimiento de la actividad y del empleo. Justificó que el interés del administrador concursal es proceder a la venta de Alto Bierzo, por lo que entendió que debe estar en las mejores condiciones, en pleno funcionamiento. 

“Se abre un periodo para recibir ofertas, para ver si hay alguna oferta que se quiere hacer con toda la unidad productiva y seguir con la actividad, y si no fuera así al final la empresa se liquidaría y se vendería por partes, concesiones, cielo abierto, interior, oficinas… todos los activos que tenga”, destacó.

El trabajo de los representantes de los trabajadores, precisó Magadán, será “mantener el empleo con esta sociedad o con otra”.

Durante la liquidación considera que no debe significar parón alguno. Por ello, la reunión de la próxima semana será clave con el administrador concursal para conocer no sólo si ya existe algún interés por Alto Bierzo, sino los planes de actividad que tiene.

La plantilla se enfrenta a una situación desconocida, y Magadán aseguró ser consciente de ello, por cuanto reina la incertidumbre por el empleo y la cotización. Es decir, ya no se trata sólo de percibir o dejar de percibir un salario, sino la preocupación de trabajadores que durante los próximos años precisen de cotización para la prejubilación.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos