Foto: Archivo / Protestas a las puertas de Compostilla

La plantilla de Minas del Bierzo Alto (MBA) ha comenzado esta mañana las movilizaciones que anunciaron el viernes para exigir el cumplimiento de los compromisos en cuanto a la adquisición de un cupo de carbón de la explotación de Casares. Una situación que ha puesto al límite a la sucesora de Alto Bierzo, incluso si no hubiera una solución inminente la podría abocar a la desaparición definitiva.

Las protestas comenzaron a las 10 de la mañana y se mantienen hasta las 14 horas. El presidente del comité de empresa de MBA, Rubén Fernández, explicó que el motivo de esta movilización es hacer un “llamamiento a Endesa para que recoja el carbón a MBA”, que entra ya en el tercer mes en que debe hacer frente a unos gastos de mantenimiento sin facturar nada.

Una situación que parte del incumplimiento general de lo dispuesto en el Plan del Carbón y la ausencia del mecanismo del Gobierno para incentivar el mineral nacional. “Hay un cupo que habría que meter, hay un Plan del Carbón, pero a día de hoy nada de nada”, reprochó Fernández, que incluso volvió a recordar los contactos con diferentes políticos “y lo único que tenemos son buenas palabras que ya dijimos que no iban a solucionar el problema”.

Los trabajadores se han concentrado de forma pacífica para impedir el acceso de camiones con mineral de importación. Sobre todo “para que vean que nos es imprescindible meter carbón en térmica”. De hecho, los trabajadores han expresado su cansancio por estas concentraciones cuando “estamos esperando a ver si hay alguna noticia positiva, porque no queremos nada más”. “En el momento en que nos digan que metemos carbón la gente marcha a trabajar”.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos