La agrupación comarcal de Izquierda Unida ha salido al paso por no haber suscrito el Acuerdo en Defensa de la Minería, y alude al compromiso con las cuencas que "se vio reflejada en la resolución aprobada en la XI Asamblea Federal". La formación de Alberto Garzón señala “puntos críticos” del acuerdo de 2016 que cambia sustancialmente el acuerdo de 2012 y que no recoge incumplimientos ni otros aspectos “indispensables para garantizar la vida de las cuencas mineras”, entre ellos las ayudas a las empresas.

En este sentido, aluden al plan de revitalización de las cuencas que recogía el acuerdo de 2012 con inversión en infraestructuras, diversificación económica, reindustrialización y formación que se ha incumplido a la fecha y que no contiene el documento de 2016.

También el hecho de que los fondos Miner quedaban supeditados a la reconversión, “con el compromiso por parte de las empresas del sector (patronal beneficiaria de las subvenciones) de devolverlas en caso de no cumplir con el marco de acuerdo”, cuando “en la actualidad se han reducido los puestos de trabajo, no se han reconvertido las cuencas y no se ha devuelto nada”, por lo que desde IU exigen una auditoría para aclarar el paradero del dinero.

En consecuencia, “entendemos que no se puede reproducir el modelo que ha llevado a la situación de precariedad a las cuencas, puesto que en ningún caso serviría para rescatadas”, razón que les ha llevado a pedir un cambio en la política minera “que garantice los intereses de los trabajadores y las comarcas por encima del de las empresas que se han beneficiado de unas ayudas que no han revertido la situación”. Para ello, plantean la nacionalización del sector.

Asimismo, IU expresa su oposición a la política de ayudas a la producción de la Unión Europea mientras el Acuerdo actual solicita la ampliación más allá de 2019. “Los firmantes están ocultando esta realidad que las ayudas no podrán continuar más allá del 1 de enero de 2019 por contravenir los principios estratégicos en materia energética de la UE”.

Abogan por “una transición justa” de las centrales basadas en energía fósil” y una apuesta por llegar al horizonte 2050 “con 100% renovables”. En tanto en cuanto se queme carbón en las centrales españolas abogan por que sea carbón autóctono.

Y por último han criticado “la foto con una patronal responsable en gran parte de la situación que hoy viven las cuencas, por lo tanto el marco de reedición del acuerdo, no es asumible por IU”. Más duros han sido con el PSOE por “la hipocresía electoralista”, acusando a la formación de firmar el acuerdo “mientras que durante los años que ha gobernado e incluso ahora, a través de su posición en Europa, ha permitido y permite la quema de carbón de importación y por tanto permite finiquitar toda la producción de carbón autóctono”.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos