Después de la espera de varios años para la dotación presupuestaria que permitiría iniciar los trabajos de construcción del futuro centro de salud, la empresa adjudicataria ha comunicado a sus trabajadores que inicia un despido colectivo un mes después de que saltara la noticia de petición de preconcurso de acreedores . Las fechas son cuanto menos llamativas teniendo en cuenta que el pasado mes de marzo resultó adjudicataria del centro de salud y el 21 de abril procedía a la firma del contrato, tan solo cuatro días antes de que se avivara la polémica con el anuncio de este preconcurso -que es una figura que contempla la ley concursal para intentar un acuerdo de refinanciación con los acreedores en un plazo de tres meses, de forma previa al concurso propiamente dicho-.

Por lo que se refiere a Bembibre las dudas se centran en el centro de salud, cuál será su situación y en qué medida afectaría el conflicto laboral.

El alcalde, José Manuel Otero, aseguró que mantendrá una comunicación con el director general de infraestructuras sanitarias para que despeje las dudas, “es quien me dirá qué pasa y en qué situación se encuentra”. No obstante, no ha dudado en calificarlo como “una muy mala noticia” para los intereses municipales.

Otero no concibe que hace tres semanas la empresa desplazase a una persona para ver dónde colocarán las casetas de obra y que incluso hubiera pedido la correspondiente licencia en el Ayuntamiento de Bembibre, unos días después de que hubiera anunciado el preconcurso de acreedores. En cualquier caso, ha optado por esperar a mañana para tener toda la información al respecto.

La adjudicación del centro de salud se resolvió el pasado 22 de marzo y la firma del contrato fue el día 21 de abril. El consejero se desplazó a Bembibre el pasado 29 de marzo para adelantar los grandes detalles de la obra, cuyas previsiones planteaban el inicio de los trabajos en mayo con el replanteo.

Por lo pronto no ha habido avance y el sindicato UGT-FICA Zamora han denunciado la “gravísima situación” que afecta a los trabajadores incluso desde principios de 2015 por acumulación de nóminas impagadas y hace un mes trascendió que comenzaba el trámite para el preconcurso de acreedores, aunque desde entonces, según el sindicato, “los trabajadores, que también son acreedores, ya que en muchos casos adeudan entre 3 y 5 nóminas no han tenido noticias de la empresa durante este tiempo ni tampoco soluciones a la situación de impagos de sus nóminas”.

La parte social plantea la posibilidad de recurrir a la huelga para exigir el cumplimiento de las obligaciones en un momento en que la empresa ha notificado a los trabajadores que inicia los trámites para proceder a un despido colectivo. 

 

 
Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360