Imagen archivo. Los ediles socialistas se han mostrado críticos con el desarrollo del último PlenoLos concejales del PSOE se defienden de la acusación sobre la supuesta contratación ilegal del Bembibre Arena: “dicho contrato se suscribió para liquidar a la empresa una serie de mejoras sobre proyecto”.

Transcripción literal:

 

En el Pleno del jueves hemos asistido a la verdadera cara de Otero, secuestrando la Democracia e implantando su propia dictadura, admitiendo públicamente que lo importante no son las normas y las leyes, sino que el pueblo esté informado. Cualquiera diría que desde el PSOE le hemos puesto una mordaza…

En clara muestra de ineptitud para el cargo que desempeña, en vez de permitir los ruegos y preguntas de la oposición, aprovechó una vez más ese punto del Pleno para soltar un alegato político de poco estilo contra los últimos comunicados del PSOE, abroncando en tono desafiante a los concejales socialistas allí presentes con expresiones groseras, descalificantes e injuriosas.

En el colmo de la desvergüenza acusó al alcalde Jesús Esteban, ausente en el acto, de firmar con Constructora San José sobre el Bembibre Arena un contrato que, con su ignorancia jurídica, calificó de “ilegal”, cuando sabe perfectamente que dicho contrato se suscribió para liquidar a la empresa una serie de mejoras sobre proyecto que se consideraron necesarias durante la ejecución de las obras, y allí se han quedado para disfrute de todos. Muy fiel a su estilo, Otero no agradece los cinco millones de inversión a coste cero de los vecinos de Bembibre y echa en cara los 150.000 euros de mejoras (un 3% del total), que hacen del Bembibre Arena la envidia de toda la provincia.

Reprobable también fue su carga de acusaciones, de acoso y derribo, contra la concejala Nancy Prada, a la que imputó sin ninguna prueba haber sustraído dos facturas del Ayuntamiento, confundiendo repetidamente lo que son deudas municipales con obligaciones personales de la concejala y provocando con su actitud al público asistente para que la insultara y maltratara en varias ocasiones. En una de ellas, la esposa de un concejal del PP le llamó “ladrona” y “cobarde” ante la permisividad y pasividad de Otero.

El público no estaba en la sala por casualidad sino que había sido convocado como clac por Otero y tuvo un comportamiento denigrante, jaleando sus intervenciones y descalificando las de la oposición con abucheos, silbidos, insultos y amenazas. Ante la negativa de Otero de mantener el orden, este grupo no tuvo más remedio que abandonar la sala, por ver en peligro su integridad física.

Denunciamos en esta actitud un intento evidente de echarnos del Ayuntamiento e impedirnos el ejercicio de nuestros derechos y deberes como concejales para quedarse sin oposición. Desde ahora mismo, manifestamos que no lo vamos a consentir y que, si es preciso, recurriremos a la presencia de la Fuerza Pública para que garantice nuestra seguridad y el cumplimiento de la Ley en cuantos actos estemos presentes, demostrado que Otero no quiere garantizar ni lo uno ni lo otro.

{jomcomment lock}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador