Dirigentes municipales, de la Junta Vecinal y representantes de la CorporaciónLa obra de colocación de doble techo en los pabellones deportivos de Bembibre ha concluido con resultado palpable: una importante mejora en la acústica y en la temperatura, que redundará en un ahorro energético estimado del 20% según explicó el alcalde, Jesús Esteban, en el acto de inauguración. Un acto en que se puso de manifiesto el avance continuo de este recinto deportivo durante las tres últimas décadas, pasando de un solo pabellón pensado para escolares, a dos pabellones en uso y la proyección para seguir potenciando los espacios deportivos con el tercer recinto de La Tejera.

El Plan del Carbón ha permitido financiar esta obra de instalación de doble techo, con un presupuesto de 132.000 euros. De esta manera, se consigue una mejor climatización, evitando que en los meses de invierno haga excesivo frío y en el verano mucho calor. Otro de los aspectos es la mejor acústica, con unos paneles que evitan los continuos rebotes que antes hacían inaudibles ciertas frecuencias, especialmente en grandes aforos con ruido de público y el ruido natural de la competición. También la iluminación ha conseguido una importante mejora, con paneles que aprovechan tanto la luz natural como artificial y la proyectan sobre el recinto. En un plano secundario pero también importante es la mejora estética que evitará recurrir a grandes ornamentaciones en eventos como el Festival del Botillo. En boca del propio alcalde, sólo el ahorro en el acondicionamiento del pabellón que se podrá evitar ya es considerable hasta el punto “que nos vamos a ahorrar gran parte de la inversión”.

Los pabellones actuales tienen aún mucho futuro por delante combinando su uso con el futuro recinto de La Tejera, que se pondrá en marcha antes del 31 de diciembre de este año, dijo el primer edil. Ejemplo de ello es la obra de acondicionamiento que se acaba de llevar a cabo, entre la historia de un pabellón (el actual) que nació a principios de los 80 para equipararse a otras poblaciones similares a Bembibre como Astorga, La Bañeza o Villablino, que tenían sus propias instalaciones deportivas. En el caso de la capital del Bierzo Alto, la situación económica hacía difícil una construcción de estas características, pero finalmente salió adelante, entre otras gracias al apoyo del presidente de la Junta Vecinal, Manuel Marqués. Fue un pabellón simple, con pista de cemento, con gradas en bloques y unos vestuarios que sólo servían para cambiarse, sin ningún servicio.

Llegó la década de los 90 y el mandato de José Eloy García Iglesias, que consiguió la primera subvención para acondicionar el pabellón, cambiando las gradas de sitio, colocando dos bancadas y parqué en la pista. “Fue el primer salto cualitativo·”, recordó el alcalde. Pero aún llegaría el primero Botillo en 1995 y un año después la construcción del segundo pabellón. Con el paso del tiempo, ha acogido grandes eventos, tanto deportivos, culturales como musicales, incluyendo el Ballet Nacional de Cuba, que suspendió una actividad en las Fiestas del Cristo por la lluvia trasladándose al pabellón. Además del ser la casa donde nació el equipo de baloncesto femenino.

El futuro pasa por el uso de ambos pabellones. “El nuevo tiene que colmar nuestras apetencias deportivas”, explicó Esteban, “y por otro lado darle el empaque y la dignidad que necesita el baloncesto y que es su especialidad se ha quedado como equipo puntero de la provincia de León”.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador