Los concejales dieron el visto bueno al referéndumEl Pleno de Bembibre ha aprobado por unanimidad la tramitación de la consulta popular a los vecinos del Socuello sobre la utilización de los terrenos del antiguo Club Deportivo Santiago para la promoción de viviendas colectivas. Si bien el equipo de gobierno se mostró partidario de dejar esta decisión en manos de los vecinos, faltaba conocer la opinión del Partido Popular. La oposición se mostró en todo momento receptiva a apoyar la celebración de un referéndum, pero pidió aclaración en una serie de planteamientos que llevaba la propuesta de alcaldía sobre el futuro uso de esos terrenos con la construcción.

La propuesta que se presentó a la Corporación municipal planteaba el inicio de los trámites para una consulta popular a modo de referéndum de tal modo que los vecinos puedan expresarse democráticamente sobre si quieren o no la construcción de viviendas colectivas. Una propuesta que adelanta el pliego de condiciones al que se someterá  posteriormente a la empresa que lleve a cabo esta edificación.

El portavoz del Partido Popular, Jaime González, expresó su disconformidad con esta propuesta de alcaldía por entender que faltaban aclaraciones. Por ello, pidió explicaciones al equipo de gobierno, en primer lugar sobre a qué se refieren con una vivienda colectiva. “Supongo que querrán decir algo en concreto: ¿hablamos de una vivienda de precio tasado, de promoción pública, privada?” preguntó González, quien también apreció que el precio de venta de estas viviendas no se aleja del precio de mercado privado. “No piensen que están por debajo de la vivienda libre”, advirtió, poniendo sobre la mesa números que arrojan un precio por metro cuadrado útil de 1.354 euros, teniendo en cuenta un precio final de 65.000 euros para una vivienda de 48 metros útiles. En esta línea, preguntó por qué razones se ha predefinido una construcción mixta entre vivienda prefabricada y convencional “y no cualquier otra fórmula convencional cuando estamos hablando que son precios de mercado y no es ninguna ganga y ningún regalo”. Añadió que los promotores locales también podrían estar interesados en llevar a cabo la construcción, y también pidió aclaración sobre si el terreno se va a vender, a regalar y qué repercusión tendrá.

González criticó que se planteen formas de pago y condiciones concretas que no dependen de la voluntad ni intenciones del Ayuntamiento sino de la evolución de los tipos de interés y de las circunstancias personales del adquirente, concretamente cuando se plantea que la hipoteca no supere los 300 euros al mes, que se convenga a 30 años a un tipo concreto.

El portavoz de la oposición cerró su intervención poniendo en duda el plazo de cinco meses para la entrega de la vivienda desde el inicio de construcción, y reconoció que si se cumpliera y “nos tenemos que retractar, lo haremos también públicamente”.

Por su parte, el alcalde de Bembibre aclaró que el acto de aprobación del referéndum incorpora implícitamente la declaración del Ayuntamiento de confeccionar el futuro pliego de condiciones que regirá para la venta de la parcela en pública subasta, confirmó Jesús Esteban. Con esto, concretó que el Ayuntamiento “está manifestando la voluntad de que queremos que las viviendas sean así, porque lo que está en discusión es este tipo de viviendas”. A la pregunta del portavoz del PP sobre por qué este tipo de edificación y no la obra convencional dijo que “porque son las únicas que se nos han ofrecido para el Socuello, ninguna más”.

De esta manera, el alcalde no quiso cerrarse a la posibilidad de que sea otro promotor o constructor el que lleve a cabo la obra final ajustándose a los criterios que se han planteado una vez se presente la licitación, aunque discrepó sobre las declaraciones de Jaime González en que precisaba que los precios de estas viviendas están en los niveles del precio de mercado. “Hemos optado por estas viviendas independientemente de que estén a precio de mercado. Creo que no, pero no vamos a discutir nosotros de cuestiones constructivas”, añadió Esteban justificando que no hubo otras iniciativas en este barrio.

Sobre el nombre de viviendas colectivas, el alcalde dijo que se trata de la denominación que le ha dado la empresa que ha presentado el proyecto La Fábrica de Vivir, para evitar equívocos con respecto a viviendas prefabricadas, máxime cuando “en este país tiene tal tradición negativa y adversa lo de la vivienda prefabricada”, mientras en este caso es un edificio completo utilizando un sistema modular, por lo que también se aludió a la corrección en el empleo de este sinónimo, expresamente cuando la prensa recurre con preferencia.

Negó voluntad alguna de pretender regular el sistema inmobiliario al contemplar condicionantes concretos en materia de hipotecas en la propuesta de alcaldía. “No se trata de que tenga que regular el mercado. Lo regulará, pero lo que queremos es que las viviendas tengan esas dimensiones, el precio, que no haya anticipos, que se pague un tope de 300 euros mensuales. Todas esas características para que sepamos de qué vivienda estamos hablando”.

Antes de votar la consulta popular con todos estos condicionantes, el PP planteó que si la respuesta fuera “no” el Ayuntamiento recupere esa finca para uso deportivo. El alcalde dijo que esa tarea requiere de una modificación urbanística, pero no comprometió su uso sino que “eso lo decidirán los que vengan después”.

Finalmente, unanimidad para llegar al acto de referéndum, que tendrá lugar en fecha aún desconocida pues habrá que esperar a que siga el proceso ordinario y se apruebe en Consejo de Ministros.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador