Los socialistas relacionan la subida de precios con las pérdidas del servicio

Transcripción literal del comunicado del PSOE

Comido por su propia incompetencia, José Manuel Otero nos pide ahora consejo a los socialistas sobre tres posibilidades de futuro para la guardería municipal, olvidándose una vez más de que él y los suyos son los que tienen que gobernar y que son los que se presentaron en las últimas elecciones como la solución para todos los problemas de Bembibre. Menos mal que terminan diciendo que no van a cerrar la guardería, de lo que nos congratulamos, aunque ya veremos por cuánto tiempo. ¿De dónde saca Otero la barbaridad de que los socialistas queremos cerrarla, si nosotros fuimos los que la abrimos hace 15 años y la hemos mantenido abierta y a pleno servicio hasta junio de 2011?

El planteamiento es tan falso como de costumbre: o cerrar, o despedir a los profesores o triplicar la cuota que pagan los padres. No se le ocurre nada más. Y así nos va.

Otero no entiende ni quiere entender nada, y es tan sencillo como lo siguiente: usted nunca debió de municipalizar la gestión de la guardería en las condiciones que lo hizo, pero ya que lo hizo, es una insensatez, como le dijimos, que suba los precios un 40 %, porque, en las condiciones económicas que vivimos, no lo resisten las familias y va a acabar resultando lo que ha resultado, que se han ido la mayor parte de los niños y el Ayuntamiento tiene que poner un mínimo de 6.000 euros todos los meses para atender a los pocos que quedan. ¿Y a eso le llama saber gestionar? Claro, como usted no tiene que poner nada de su bolsillo…

Todo es mucho más sencillo. Tan sencillo como dejar los precios según estaban, mantener el pleno de niños que había y, puesto que la Junta de Castilla y León no les da ninguna subvención, que pague el Ayuntamiento la diferencia que haya hasta el total del coste. Le aseguramos que va a ser mucho menos de lo que ahora paga y, sobre todo, va a arreglar al triple de familias que hasta ahora. Eso es saber gestionar un servicio público y lo que dice usted, que son monsergas y disculpas de malos pagadores. Ahora no tiene un servicio público, tiene una guardería para privilegiados y nada social.

Aquí tiene el consejo que nos pide: no hay que cerrar, ni despedir, ni subir precios. Simplemente hay que dejar las cosas como estaban. Ojalá le valga el consejo para esto y para todo lo poco que está haciendo usted en Bembibre.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos