Transcripción literal del comunicado de prensa del PSOE

El autobombo de Otero se queda, como siempre, en una sarta de mentiras.

Ahora dice que, prorrogando cuatro años con Clece el contrato conjunto de las piscinas climatizadas y la residencia de ancianos, el Ayuntamiento ahorra 32.000 € anuales, que es la diferencia entre lo que está pagando por las piscinas (139.000 €) y lo que cobra por la residencia (107.000 €). Dice también que, entregando a Clece la gestión de las piscinas de verano, el Ayuntamiento ahorra otros 28.000 € que tienen de déficit. Y por último, anuncia que hay un compromiso con Clece de concursar por la guardería a coste cero, con lo que el Ayuntamiento dejaría de perder los 72.000 € anuales que pierde. 

Clece, según Otero, va a perder en Bembibre 132.000 € anuales en los próximos cuatro años. Con lo cual, o estos tíos son tontos, muy tontos, o nuestro alcalde es un lince. ¿Hay alguien, incluido Otero, que se crea esto? Qué pena que los linces estén en peligro de extinción.

El planteamiento de Otero es tan falso y tan absurdo como de costumbre. Los 32.000 € salen de cerrar las piscinas climatizadas tres meses y medio, o sea, algo más de una cuarta parte del año, que es justo la proporción en la que se rebaja el precio y en la que se priva a los usuarios de las piscinas. No hay ahorro de ningún tipo para el Ayuntamiento: se paga menos porque se recorta el servicio. Así, el milagro de Otero se compone en que gane más la empresa y menos los ciudadanos.

Lo de las piscinas de verano es un cuento chino, porque tienen presupuestada una ganancia anual de 38.000 € y siempre han dado beneficios, aunque Otero no se haya enterado de esto.

Y si la guardería pierde 72.000 €, no es porque tenga que perderlos, que no se perdían, sino porque Otero los está perdiendo desde que subió las tarifas un 40 %. Otro ejemplo más de su mala gestión, de la que debería responder con su patrimonio. Lo único positivo de esta nueva actuación es que Otero por fin nos ha hecho caso y está dispuesto a volver a los precios sociales vigentes en la anterior legislatura.

Para todo esto vulnera las normas de contratación más elementales. No decimos que no pueda prorrogar el anterior contrato con Clece, decimos que no puede prorrogarlo para modificar, como ha hecho, las prestaciones esenciales de las partes. Ni mucho menos puede incorporar al contrato las piscinas de verano, que no estaban en él, y que así las privatiza a dedo. En cuanto a la guardería, si tan legal es lo que ha hecho con las piscinas de verano, ¿por qué no ha incorporado también a dedo la guardería al contrato inicial, por qué sacarla a concurso?

En todo caso seguimos a la espera de que Otero se digne entregarnos la documentación solicitada, para tomar las medidas oportunas en defensa de los intereses de los ciudadanos de Bembibre.

warhol_360