Transcripción literal de la rueda de prensa que ofreció esta mañana en Ponferrada la concejala Silvia Cao

Hemos manifestado en numerosas ocasiones nuestra disconformidad con la forma de prorrogar por parte del Ayuntamiento el contrato de las piscinas climatizadas y la Residencia de El Santo  de Bembibre, a la vista de las contradictorias explicaciones que iba dando José Manuel Otero.

Una vez que disponemos de la documentación que le pedimos y que nos negó durante meses, queremos hacer pública la interposición de un Recurso Contencioso Administrativo contra el Acuerdo de la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Bembibre de fecha 21 de marzo de 2013 que aprobó tal prórroga.

Entendemos que con ello defendemos los intereses generales de los vecinos de Bembibre, confundidos por la sarta de mentiras y disparates que viene soltando Otero a propósito de esta operación, pregonando que el Ayuntamiento se ahorra 125.000 €.

Resumiendo, el 29 de abril de 2005 se firmó con la empresa CLECE el contrato por el que se le adjudicaba por 8 años la gestión de ambos servicios con las condiciones básicas siguientes: el Ayuntamiento cobraría 102.000 € anuales por la Residencia de Ancianos y pagaría 129.000 € por las piscinas climatizadas, que permanecerían abiertas 11 meses al año. Al aplicarse el IPC se ha llegado a este año, en el que vence el contrato, cobrando el Ayuntamiento 122.000 € por la Residencia y pagando 154.000 € por las piscinas climatizadas.

Así las cosas, Ayuntamiento y empresa han vuelto a ponerse de acuerdo para prorrogar el contrato por 4 años más a partir de 1 de mayo de 2013 y han introducido en el contrato inicial las modificaciones siguientes:

1º) Se cierran las piscinas climatizadas del 1 de junio al 15 de septiembre de cada año.

2º) CLECE dejará de percibir, por este motivo, 32.676,18 €.

3º) Y para compensar el desequilibrio económico se le entrega a CLECE la gestión de las piscinas de verano.

Aquí está la madre del cordero. No hay desequilibrio económico de ningún tipo:

La Residencia no experimenta ninguna modificación.

Las piscinas climatizadas reducen su funcionamiento en un 21% del que tenían, pero también el precio que hay que pagar se reduce en un 21%.

Si no hay desequilibrio económico, ¿a qué viene adjudicar también a CLECE la gestión de unas piscinas de verano que reportan al Ayuntamiento unos beneficios anuales en torno a los 40.000 €? ¿Y a qué viene hacer esa adjudicación a dedo y no, como es preceptivo, mediante un concurso público?

Aunque de verdad hubiera desequilibrio económico en contra de CLECE, jurídicamente no es posible compensarlo con las piscinas de verano porque las piscinas de verano no formaban parte del objeto del contrato inicial y la Ley prohíbe adicionar prestaciones complementarias a las inicialmente contratadas, ampliar el objeto del contrato a fin de que pueda cumplir finalidades nuevas no contempladas en la documentación preparatoria del mismo, o incorporar una prestación susceptible de utilización o aprovechamiento independiente, que es todo lo que se da en el caso de las piscinas.

Pero si, encima, no hay tal desequilibrio económico, el perjuicio que se causa a los vecinos de Bembibre es muy grave por cuatro razones principalmente:

1º) Porque se les ha reducido en dos meses y medio el servicio público de las piscinas climatizadas, además del perjuicio ocasionado, en concreto, a los usuarios que habían comprado un bono anual para estas piscinas y que no sabemos de qué manera les será ahora compensado.

2º) Porque se regala la gestión de las piscinas de verano, que, como hemos dicho, producen unos beneficios de unos 40.000€ anuales que ahora pierde el Ayuntamiento.

3º) Porque se pierde también el canon que cobraría el Ayuntamiento por las piscinas de verano en el caso de seguirse el procedimiento legal de adjudicación a través de concurso público.

4º) Porque, al adjudicar a dedo, además de cometer el Ayuntamiento una ilegalidad, se ha privado a otros interesados de poder concurrir al procedimiento de adjudicación, que podrían haber presentado ofertas sustancialmente diferentes a las que se han barajado aquí.

Como Otero pasa de todos estos argumentos y sigue a su rollo, hemos llegado a la conclusión de que, si la oposición política no somos capaces de convencerlo, tendrá que meterlo en vereda el Juez y por ese motivo hemos presentado ya el Recurso Contencioso Administrativo del que hablábamos al principio, para que se restablezca en Bembibre el principio de legalidad que nunca debió perderse. Ya está bien de tanto sacar pecho a cuenta de una gestión que no existe y que encima nos meta a todos en estos barullos que sólo sirven para perjudicar a la colectividad de Bembibre.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos