Transcripción literal del comunicado del PSOE

El comunicado del PP sobre la traída de Bárcena deja sin resolver la cuestión fundamental que hoy tiene planteada Bembibre: si no vale el agua que tenemos, ¿qué agua enviamos a casa de la gente? 

En San Facundo no hay agua, como sucede todos los veranos. En el Boeza hay poca agua, que se está bombeando a la potabilizadora y se suministra con aspecto de chocolate, olor fétido y sabor a huevos podridos. ¿Qué otra agua tenemos?  Exclusivamente la de la traída desde Bárcena, que el PP dice que es una ruina, pero adelanta todo lo que puede su puesta en funcionamiento para que en estas fiestas Bembibre tenga un agua de calidad. ¿En qué quedamos ¿Es una ruina o es necesaria?

Le llaman ruina a que los bembibrenses tengamos que pagar 1,7 millones de euros en 45 años (el 25% del coste total de la obra, en torno a 7 millones de euros, porque es una obra subvencionada por el Ministerio de Medio Ambiente).  ¿Cómo evita Otero esa supuesta ruina?  Nunca lo deja muy claro, como hace con todo, pero, según le conviene, propone las dos soluciones siguientes:

1- Quedarse como estamos, o sea, sin agua. Así sale a coste cero.
2- Hacer una presa en el río Urdiales. Este proyecto se malogró porque alcaldes del Bierzo Alto, con Otero a la cabeza, se opusieron al conocer que era necesaria una inversión cercana a los 50 millones de euros, que ningún ayuntamiento podía asumir. Tampoco Bembibre.

En este último caso, contando con que el Ministerio subvencionara el 75% del coste del proyecto, aun así habría que pagar 7 veces más que ahora. Y después de que el Ministerio retiró la subvención, una vez que Otero abandonó el proyecto, el importe a pagar era ya del 100% del coste total, es decir, habría que pagar 30 veces más que ahora. Esto, según defiende ahora Otero, no supondría ninguna hipoteca para la gente de Bembibre, sencillamente porque es una obra imposible y los imposibles no generan hipotecas.

Déjense de enredar y asuman que esto es lo que hay, que Bembibre, si quiere agua, tiene que captarla donde la hay, y naturalmente pagarla, porque, si no se paga, nos quedamos sin agua. Los socialistas, contando con los informes técnicos oficiales del Ministerio, optamos por lo primero, por tener agua; y los populares, sin ningún tipo de estudio o criterio técnico, han optado por lo segundo, por no tener agua. Ahora las circunstancias nos han dado la razón: el agua de Bárcena es necesaria, absolutamente necesaria. Así que cada uno opine en conciencia sobre lo que le conviene.

warhol_360