A lo largo de esta mañana, todos los concejales que formaban parte del equipo de gobierno en enero de 2012 van a ir pasando por los juzgados de Ponferrada para prestar declaración por el comunicado de prensa de aquellas fechas sobre la estado en la construcción de varios nichos, que pudo incurrir en un supuesto delito de calumnias.

La historia se remonta al 19 de enero de 2012 cuando el entonces portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bembibre, Roberto Enrique Fernández, “remitió a los medios de comunicación una nota de prensa imputando al portavoz socialista, Manuel Ángel Rey, los delitos de malversación y fraude por haber desviado fondos públicos para pagar favores del partido, adjudicando a dedo 45 nichos del cementerio a la empresa que presentó la oferta más cara y engañando con su firma de aprobación de la factura a los fedatarios públicos del consistorio”.

Para el PSOE aquella acusación constituía un “delito de calumnia propagada con publicidad”. Rey presentó querella seis días después, el 25 de enero de 2012, pero el Juzgado resolvió por auto el día 9 de febrero que no tenía relevancia penal.

La Audiencia Provincial de León, en vía de recurso, decretó posteriormente la admisión a trámite de la querella que interpuso el portavoz socialista.

La oposición identificó como responsables a los diez concejales que en aquel año formaban parte del equipo de gobierno, atendiendo, fundamentalmente, a que el comunicado lo firmaron los ediles del PP.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

warhol_360