Transcripción literal del comunicado de prensa del Grupo Municipal Socialista

La sarta de desatinos lanzados ayer por Otero para justificar su contubernio con el alcalde de Torre, en perjuicio de los intereses de Bembibre, nos obliga a impugnar en los tribunales los acuerdos alcanzados entre ambos para rebajar en un 41,20 % el precio del agua suministrada a Las Ventas de Albares.

No obstante, para que Otero no se quede de rositas, como suele, mientras los tribunales resuelven la cuestión, ponemos de manifiesto que la primera sentencia (recurso 1/2005) la dictó el 14 de septiembre de 2007 el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de León, declarando lesivo para el Ayuntamiento de Bembibre el convenio de 30 de junio de 2001, que fijaba el precio del agua a partir de 0,05 €/m3.

Dicha sentencia no fue objeto de ningún recurso, por lo que adquirió firmeza y el Ayuntamiento de Bembibre  procedió a modificar en la Ordenanza correspondiente la tarifa del agua para Torre a partir de 0,10 €/m3, con efectos desde 1 de enero de 2008 y años sucesivos hasta 2013, donde se fijó a partir de 0,12 €/m3. Así, el Ayuntamiento de Torre ha venido satisfaciendo regularmente  desde 1 de enero de 2008 las nuevas tarifas sin ninguna clase de reclamación o de protesta, aunque negándose a pagar cualquier diferencia de fecha anterior.

Ante esta negativa de Torre al pago de atrasos, el Ayuntamiento de Bembibre formuló nueva demanda y obtuvo del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 2 de León sentencia el 18 de diciembre de 2012 (recurso 39/2010) que condenó al Ayuntamiento de Torre a pagar al de Bembibre “la suma de 44.300,84 € por enriquecimiento injusto derivado del suministro de agua depurada desde el año 2001 al 2007”.

Por último, al recurrir el Ayuntamiento de Torre, el TSJ de Castilla y León/Valladolid dictó sentencia el 17 de mayo de 2013 (recurso 155/2013), reduciendo la condena anterior a “las diferencias existentes entre el coste real del servicio y la facturación correspondiente al período comprendido entre el 14 de septiembre (fecha de la primera sentencia) y 31 de diciembre de 2007”, dado que “se ha reconocido por el Ayuntamiento de Bembibre que en el año 2008 (y siguientes) se aplican las tarifas que permiten cubrir el gasto”.

Queda, pues, claro que el segundo pleito se refería exclusivamente a los atrasos a abonar, es decir, si  procedían desde 1 de julio de 2001 (fecha de entrada en vigor del convenio entre Ayuntamientos) o desde 14 de septiembre  de 2007 (fecha de la primera sentencia), pero, en todo caso, hasta 31 de diciembre de 2007 como fecha tope, puesto que a partir de ahí nada tenía que reclamar y nada reclamó el Ayuntamiento de Bembibre, al percibir regularmente del de Torre las nuevas tarifas ajustadas al coste real de la potabilización.

Por consiguiente,  sólo desde la ignorancia o la mala fe de Otero puede explicarse que se hayan anulado las tarifas posteriores a 1 de enero de 2008, que derivan de la declaración de lesividad de la sentencia de 14 de septiembre de 2007, que quedó firme. Una pena de alcalde para Bembibre, porque Otero se obstina en demostrar una y otra vez que este Ayuntamiento le viene muy grande.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador