Transcripción literal del comunicado de prensa del grupo Socialista

El año pasado, el primero de Otero como alcalde, el municipio traspasó la barrera psicológica de los 10.000 habitantes, bajó de 10.060 a 9.929, es decir, 131 personas menos. Se justificó diciendo, como todo en esta España, que la culpa era de los socialistas.

Este año, el segundo de Otero, el municipio ha bajado de 9.929 a 9.774 habitantes, es decir, otras 155 personas menos, 286 en total y 226 por debajo de 10.000. Pero, ojo, este año no es este año, los datos se refieren a 31 de diciembre de 2012, de modo que, si se ha mantenido la caída poblacional, y todo indica que sí, Bembibre está al día de hoy por debajo de los 9.600 habitantes, lo nunca visto.

A esto nos están conduciendo las políticas de derechas. Ya no vale escurrir el bulto, el PP lo gobierna todo: el Estado, anulando los proyectos aprobados del plan del carbón y cerrando las pocas minas que quedan; la Junta de Castilla y León, que no se recuerda la última vez que invirtió un euro aquí; y nuestro Gobierno Municipal, paralizado, incapaz de la menor reacción. No solo la crisis general, la pérdida del empleo, la subida de impuestos y los recortes son los que nos están hundiendo en la miseria. Es la política humillante y destructiva, sin paliativos, que el PP está dirigiendo contra las cuencas mineras y nuestro tejido industrial.

Otero, que no se esconda, como acostumbra, en  su silencio cómplice, porque:

  • Bembibre no tendría que sufrir los rigores de este desastre en la misma medida que el resto de los municipios mineros, porque su privilegiada situación y sus infraestructuras le han permitido generar alternativas para mantener trabajo y población siempre, incluso en los tres años de crisis anteriores al gobierno de Otero. 
  • El Ayuntamiento de Bembibre, en dos años y medio, ha pasado de ser la primera empresa del municipio en creación de empleo a despedir masivamente trabajadores y no ejecutar ni una sola obra pública de las prometidas, para recuperar algo el empleo perdido. Encima, Otero, anda presumiendo de tener un remanente de tesorería de dos millones y medio en el banco. El pueblo, pasando necesidades, y el Ayuntamiento, cobrando intereses.

 “Bajar de la barrera de los diez mil habitantes supondrá que Bembibre dejará de ser importante como núcleo urbano, pasará a ser una villa de segunda categoría y perderá mucho dinero y sobre todo muchas posibilidades de prosperar”.

Esto que ponemos entre comillas, y más, es lo que escribían los populares en una nota de prensa el 12 de noviembre de 2010, cuando nos atribuían a los socialistas haber bajado de los 10.000 habitantes en el municipio. Solo que entonces era mentira y ahora es verdad, demasiada verdad. Esperemos que aprendan de su propia crítica, aunque es muy difícil, porque Otero siempre acaba demostrando que Bembibre le queda muy grande.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador