Las anegaciones características en un tramo de la calle Quevedo así como en la Cervantes podrían tener los días contados. Éste es el objetivo del equipo de gobierno, que reservará el tercer proyecto con cargo a los planes provinciales para la localización precisa del problema y la construcción de más sumideros que permitan el desagüe para evitar estas inundaciones.

Así lo confirmó el alcalde de Bembibre, José Manuel Otero, que ha apuntado ya a la primavera para la ejecución de estas obras con las que pretende erradicar uno de los problemas a los que se enfrentan vecinos de estas calles, viandantes y conductores en general, cuando se producen fuertes descargas de precipitaciones. Las consecuencias se aprecian claramente los días de mucha lluvia cuando el agua rebosa sobre la acera creando ríos a pie de calle que, en algunos casos, llega a entrar inlcuso en los bajos particulares, como ha sucedido en este tramo de la calle Quevedo.

Según explicó el primer edil, la inundación afecta en un primer momento al punto más alto, en la calle Quevedo entre el teatro Benevivere y la calle Odón Alonso. Los sumideros no tienen capacidad para desaguar convenientemente la cantidad de agua acumulada que provoca la anegación. 

Esta imposibilidad para desaguar deriva en un mayor caudal de agua que dificulta otro de los puntos complicados, en la calle Cervantes. Por esa razón, Otero afirmó que este proyecto se va a centrar en el tramo alto de la calle Quevedo que permitiría solucionar el tapón que se forma en Cervantes.

La inversión que acometerá el Ayuntamiento se eleva a 160.000 euros, es el mismo importe que recibieron cada uno de los dos proyectos anteriores para urbanización de viales en el casco urbano.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos