Transcripción literal de la nota de prensa remitida por el Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Bembibre:

Hemos esperado pacientemente los siete meses transcurridos del año, estamos a las puertas de agosto y tenemos que rendirnos a la evidencia: Otero y su equipo de gobierno, sumidos en la nulidad, la apatía y la vagancia, no han sido capaces de presentar el presupuesto del Ayuntamiento en un plazo mínimamente razonable y, desde luego, cuando lo presenten, lo harán muchos meses más tarde que cualquier otro gobierno democrático de Bembibre:  ya no será un pre-supuesto, será un post-supuesto, porque se ingresará y se gastará simplemente lo que se sabe que se ha ingresado y gastado antes de aprobarlo.

Agotada la inercia del impulso que los socialistas dimos a Bembibre, los actuales mandatarios no saben planificar las cuentas del Ayuntamiento. Esto da idea de las manos en las que estamos y, sobre todo, da idea de que, por mucho que se critique su nefasta gestión, la realidad siempre va más allá de las palabras: la ineptitud de Otero y los suyos es prácticamente infinita, nunca dejará de sorprendernos por ir de mal a peor y de peor a pésima.   

El presupuesto define mejor que nada el nivel de trabajo de un órgano de gobierno, porque es el documento clave de cualquier ente público para definir las obligaciones que se pueden asumir y los derechos que se prevén liquidar durante el ejercicio económico correspondiente. El presupuesto es el programa anual de gobierno de los Ayuntamientos que concreta el programa electoral del partido ganador de las elecciones.

Pues bien, en el caso de Bembibre, después de que Otero lleve toda la legislatura empleando el dinero en cosas superfluas, inventando inversiones que nunca se realizan y prometiendo que hace sin hacer nada, hemos llegado a este momento donde ya no le quedan ganas ni de prometer. ¿Cómo va a convencernos de que tiene en marcha la estación de autobuses, el centro de salud, o cualquier otra inversión de importancia si no existe un presupuesto que la autorice y que la respalde? ¿Cómo va a convencernos de que la situación económica del Ayuntamiento es tan buena como dice si no es capaz de reflejarla en el presupuesto municipal? Ya nadie le cree nada, a ese punto ha llegado su nivel de descrédito entre la población.

Porque, si no hacen el presupuesto, si no convocan plenos, si no hacen obras, si no hacen nada de nada, ¿a qué dedican el tiempo Otero y sus concejales? ¿Cómo piensan justificar los sueldos que reciben a costa del pueblo? Han caído en la desidia más absoluta y eso se nota en el abandono que tienen todas las áreas. No lo pueden disimular porque salta a la vista, pero nadie hace nada para remediarlo, eso es lo que de verdad les importa el Ayuntamiento.

Esta será una legislatura perdida para Bembibre, nació con muchas expectativas, con muchas promesas, pero, por si alguien lo dudaba, cada día que pasa deja mucho más claro que Bembibre a Otero le queda muy grande.

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}