11,2 millones de euros. Éste es el resultado del presupuesto municipal que este año destina a inversión más de 4 millones de euros. De ellos, sube la aportación con fondos propios hasta los 750.000 euros (el año anterior fueron 543.000 euros).

Entre estas inversiones se contempla la novena fase del polígono, la adquisición del edificio de Bernardo Alonso Villarejo, el monumento al Señor de Bembibre, la urbanización de calles, la adecuación de una vía verde entre Bembibre y Congosto, iluminación en la carretera de Santibáñez, el inicio de los trámites de la estación de autobuses, el parque de Viñales, parques infantiles y parques biosaludables.

El PSOE cuestionó que los números que presentó el ejecutivo local no se ajustan a la realidad. Y en concreto lo avaló con la “novena fase del polígono de San Román, que vuelve a formar parte del presupuesto", advirtió Rey, "por tercera vez consecutiva". El equipo de gobierno defendió que es necesario incluir esta inversión para prevenir que la administración libere los fondos, y reprochó a Rey que en su momento había asegurado que el dinero del polígono lo había gestionado la anterior Corporación.

La oposición no confía en el proyecto de adecuación de una vía verde entre Bembibre y Congosto. La inversión está presupuestada en 895.000 euros y Rey aludió a un informe de intervención que habla de una fiabilidad “muy baja”. Por su parte, el alcalde, aseguró lo contrario, de hecho dijo, en contra de la visión de la interventora, que la fiabilidad es “altísima”. Declaró, incluso, "un 100%".

Los socialistas tampoco entienden la necesidad de adquirir la casa de Bernardo Alonso Villarejo. Rey aludió al estado deteriorado del inmueble que hay que preservar, y dijo que el equipo de gobierno ahora adquiere este inmueble cuando “reniegan de que tenemos demasiadas infraestructuras que no somos capaces de mantener”. El regidor dijo que este mismo inmueble lo intentó comprar el anterior alcalde. Llegó a asegurar que “estuvo varias veces en negociaciones y hubiera pagado mucho más de lo que vamos a pagar nosotros”. Otero confirmó que el Ayuntamiento abonará 100.000 euros.

Otra inversión prevista es el inicio de la estación de autobuses, y Rey se mostró crítico porque Otero “libera a la Junta de su responsabilidad”. El portavoz de la oposición dijo que al final lo pagarán los bembibrenses. A este respecto, Sigifredo Benavides reprochó que los socialistas “no fueron capaces ni de comprar los terrenos”, y aseguró que la infraestructura es una promesa de campaña “y aún estamos a tiempo”.

Otro de los aspectos que provocó el enfrentamiento entre las partes fue el alumbrado de la carretera de Santibáñez. Los socialistas no conciben que en el núcleo urbano se apaguen bombillas y ahora se haga este esfuerzo en una carretera de titularidad provincial. Sigifredo Benavides recordó que han conseguido mantener el mismo gasto en los últimos tres años a pesar del incremento del precio de la electricidad.

Unos presupuestos que no son reales, a juicio de la oposición, que tiene en cuenta el porcentaje de ejecución del ejercicio de 2013. Rey lo rebajó al 58%. Y también destacó que la rebaja de impuestos no se traduce en un descenso de las partidas que contempla una mayor recaudación sobre el papel. Con estos argumentos, Benavides preguntó a Rey cómo explica que se incremente la inversión con fondos propios mientras se bajan los impuestos.

Pero la oposición también acusa al equipo de gobierno de presentar unos presupuestos “fantasmas”, aseguró Rey, porque “engorda otros ingresos para cuadrar presupuestos”.

Otero concluyó que el ejecutivo local “es capaz de mantener todas las infraestructuras y bajar los impuestos”.

El presupuesto salió adelante con los votos favorables del equipo de gobierno y la ausencia del Partido Socialista.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador