El equipo de gobierno planteará este jueves en Pleno revocar el acuerdo del pasado 26 de junio para rescatar la sociedad pública Pibasa por las pérdidas de más de 1,5 millones de euros, principalmente por el agujero de Cel Celis. En este sentido, un trámite meramente formal permite al Ayuntamiento basarse en el acuerdo entre la administración concursal de la empresa de fabricación de células fotovoltaicas y los acreedores respecto a la quita de deuda en la misma proporción porcentual.

El problema al que se enfrenta Pibasa radica en la obligación legal de convertir la deuda de Cel Celis en deuda, que hasta hace escasos meses se consideraba como un efecto pendiente de cobro. Por ello, la tesorería de la empresa pública municipal ha pasado a tener signo negativo, lo que la abocaba directamente a la disolución o al rescate por el único accionista, que es el Ayuntamiento de Bembibre.

El Ayuntamiento aprobó en junio rescatar a Pibasa y planteó dos fórmulas: una de ellas, sería aportar aquella cantidad con dinero líquido, algo impensable ante la delicada situación económica de las administraciones públicas; o una segunda opción recurriendo a una fórmula de explotación, valorizando los terrenos del centro de iniciativas empresariales para cubrir con este aval la deuda de Pibasa.

Sin embargo, el acuerdo plenario se adoptó con arreglo al 100% del total de deuda. Pero ahora se plantea un nuevo escenario rebajando el importe en la misma proporción del acuerdo de quita de deuda, acordada con los acreedores. “Es un formalismo”, reconoció Otero, que “nos permite asegurar la viabilidad de Pibasa con la fórmula que creemos que es la más cómoda y sobre todo la menos gravosa”.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador