Transcripción literal de la Nota de Prensa remitida por el Grupo Socialista, con Manuel Ángel Rey como portavoz

El concejal Ferrero nos llama miserables por destapar sus negocios con el Ayuntamiento, pero con sus declaraciones nos ha dado toda la razón. Una vez que ha reconocido su vinculación laboral con Carpalia, lo demás sobra: ni él ni el Patronato de Fiestas, que él preside, pueden contratar con esa empresa, porque se produce un conflicto de intereses, las dos partes están representadas por la misma persona. Ni más baratas las carpas, ni más caras; ni cobrando comisión, ni sin cobrarla. Sencillamente, las carpas no se pueden contratar con esa empresa.

Además, es absurdo que le meta la patata caliente al Patronato, cuando todos sabemos que actúa como órgano deliberante, pero quien contrata realmente es el presidente, o sea, Ferrero, con el visto bueno del alcalde, o sea, Otero. Para colmo, decir que entre los muchos miembros del Patronato hay dos socialistas, no significa absolutamente nada, porque no tienen ninguna capacidad de decisión, y si no, que presente las actas del Patronato igual que presenta las facturas. Otero y Ferrero son los únicos contratantes y, por tanto, los únicos responsables.

Menos aún entendemos eso de que su trabajo sea captar clientes para Carpalia en Asturias y en Galicia. Ferrero debe de ser omnipresente porque no se entiende que sea concejal en Bembibre y comercial en dos comunidades autónomas distintas de la nuestra. Lo que atiende en un ámbito, lo desatiende en el otro: o no es buen comercial o no es buen concejal. O las dos cosas.

Otero dice que no paga por adelantado a las empresas de las familias de los concejales, pero hace más de un año que pagó 9.000 euros de acopios a la empresa contratada para “reparar” la pasarela de la estación y la obra no se ha empezado aún, porque no hay banco que avale a esa empresa y ha tenido que hacerlo el Ayuntamiento (¿de quién es esa empresa?). También ha regalado las piscinas de verano a Clece, y todo el mundo sabe que tiene a sueldo en el Ayuntamiento desde principio de la legislatura, sin realizar ningún trabajo, a una militante del Partido Popular.

Después de estas y otras tropelías, Otero no está para dar lecciones de moral a nadie, demostrando cada día que Bembibre le queda muy grande, porque él nunca soñó con subir tan alto, ni hacer caer tan bajo a Bembibre.

{jomcomment lock}

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos