El secretario del Ayuntamiento ha certificado que el déficit de las piscinas de verano en 2012 (antes de la privatización del servicio) fue de 40.433 euros. Con estos datos, el alcalde de Bembibre, José Manuel Otero, ha preguntado a la oposición del PSOE en qué se basó para afirmar que las piscinas de verano reportaban beneficios a las arcas municipales. “¿Cómo dicen que daba beneficios?” “¿No saben cómo funciona, no tenían los números o había mala fe?, insistió el regidor.

El informe desglosa en el apartado de ingresos 32.025 euros por las tasas de utilización y 4.721 euros por alquiler del bar, sumando un total de 36.746 euros de ingresos. Sin embargo, por lo que se refiere a los gastos, en costes de personal, suministros y mantenimiento se eleva a 77.179 euros. El déficit que acarreó el servicio, según este informe fue de 40.433 euros.

Pero el alcalde se ha referido al ahorro global en la relación con Clece, que sitúa finalmente en 145.000 euros anuales. Por un lado, tiene en cuenta el déficit por el servicio de piscinas de verano que ahorrará el Ayuntamiento, pero también el ahorro de 32.676,18 euros por permitir a la concesionaria Clece cerrar durante dos meses y medio más las piscinas climatizadas. “Ofrecemos a Clece la ampliación de la privatización, y por esa misma ampliación iban a gestionar las piscinas de verano y consentíamos en cerrar dos meses las piscinas climatizadas”, puntualizó el alcalde.

Un tercer aspecto para concluir en el ahorro global es el compromiso de la empresa para gestionar la guardería municipal. El alcalde ha cuantificado el ahorro en 72.000 euros, aunque en esta ocasión no se basa en números certificados por el secretario sino en los propios números de la oposición. Otero se refirió a una nota de prensa de abril de 2013 en que el PSOE criticó que la municipalización del servicio de guardería suponía unas pérdidas de 72.000 euros. “La gestión de la guardería también la gestiona Clece, por lo tanto, los socialistas estarán de acuerdo conmigo que también nos estamos ahorrando que me acusaban a mí de pagar en mi mala gestión”.

Estos conceptos suman algo más de 145.000 euros que el alcalde destacó que es el ahorro líquido por este contrato.

Sobre la nulidad decretada por un Juez en instancia, y aún pendiente de resolución en vía de recurso, Otero aseguró que no tuvo reparos de intervención sobre una supuesta ilegalidad, incluso dijo que consultó con el secretario sobre las posibilidades de ampliar el contrato “y él me dice que hay jurisprudencia en ese sentido en el que efectivamente, cuando hay una mejora económica para el Ayuntamiento, ese contrato tendría validez”.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

warhol_360