Foto de archivo de una rueda de prensa del PSOE

Transcripción literal del comunicado de prensa del PSOE

La capacidad de Otero para hacer el ridículo bordea los límites del infinito. Hace unos días fue condenado, entre otras cosas, por prorrogar un contrato ilegalmente y hacer una adjudicación a dedo de las piscinas, y ahora pretende lavar sus múltiples irregularidades con la disculpa de que ha hecho un buen negocio. Se ve que el juez no opina lo mismo.

Si, como dice Otero, la ley no importa, la próxima vez atracará un banco, que da más dinero que Clece, y le explicará a la Guardia Civil o al Juez que fue por el bien de Bembibre. Cuando no le crean, intentará hacerse creer con un certificado del Secretario del Ayuntamiento. Porque esto es lo bueno, quien controla las cuentas es la Intervención Municipal, pero quien certifica a petición de Otero, por tanto sin ninguna validez, es el Secretario.

Las piscinas de verano siempre dejaron beneficio al Ayuntamiento, como consta en la liquidación de los distintos presupuestos, y es curioso que, en 2012, el primer año de Otero, dice que dejan unas pérdidas de 40.433 €. Y lo mismo sucede con la guardería, que no sabemos qué pinta aquí porque tiene un contrato diferente, que nunca dio pérdidas hasta que la cogió Otero, subió los precios a las nubes y se quedó sin niños, dando entonces unas pérdidas de 72.000 €.

Lo más alucinante es cuando Otero nos dice que las piscinas de verano se entregan a Clece para compensarle un desequilibrio económico de 32.676,18 € que le ocasiona cerrar las piscinas climatizadas durante tres meses y medio. A ver si lo hemos entendido: para que Clece no pierda ese dinero, Otero le cede las piscinas de verano, que dan 40.433 € de pérdidas, y le adjudica también la guardería, que da 72.000 € de pérdidas, con lo cual Clece se convierte en la nueva ONG de Otero, soportando en todos estos servicios unas pérdidas anuales de 145.000 €.

O sea, que Otero, después de llevar los servicios municipales a la ruina por culpa de su nefasta gestión, se acuerda de privatizarlos y ahora nos quiere hacer creer a los ciudadanos de Bembibre que Clece, la nueva ONG, se va a hacer cargo de todos esos servicios a costa de perder lo que sea. Porque, no nos engañemos, si alguien gana en el mercado, alguien pierde: si Otero dice ganar 145.000 €/año por privatizar los servicios, entonces es Clece quien los pierde. Este es el milagro económico de Otero.

Otero tiene tantas ganas de acabar con los socialistas de Bembibre que es hasta capaz de reconocer su incompetencia como gestor del Ayuntamiento para tratar de echarnos la culpa de todos sus errores y chanchullos. Y éste es el mejor ejemplo.

Hemos repetido muchas veces, porque los datos así lo demuestran, que Bembibre a Otero le queda muy grande, pero en vista de las últimas actuaciones lo que está totalmente claro es que Bembibre no merece un alcalde como Otero, anclado en la mentira y el despropósito. En busca de una mayor gloria para él, está llevando a Bembibre a la ruina; es cuestión de que los ciudadanos le den tiempo.

 

{module GOOGLE PIE DISPLAY}

warhol_360