Pasa el tiempo y la continuidad de la fábrica de células fotovoltaicas del polígono del Bierzo Alto de San Román de Bembibre sigue en el aire. Con una única oferta que el pasado mes de abril trascendió a la opinión pública, pero que no ha llegado a materializarse, y otros posibles interesados que tampoco han dado el paso. Entre tanto, el Ayuntamiento -uno de los principales interesados desde las vertientes económico y social para que el comprador mantenga la actividad- ha reconocido la situación es “difícil y compleja”, aseguró el concejal de desarrollo económico, Sigifredo Benavides, quien añadió que todo “está en el aire” a expensas de que haya algún movimiento después del verano.

La pasada semana los dirigentes municipales mantuvieron una reunión con el administrador concursal con el propósito de que un eventual comprador se haga cargo de la “unidad productiva al completo, que supondría la continuidad de la fábrica, la creación de puestos de trabajo y el funcionamiento de las instalaciones que están abandonadas”, subrayó Benavides.

Por el contrario, si eso no ocurriera la fábrica estaría abocada a su desmantelamiento, con las consecuencias que tendría para la economía local sin reactivación económica de la actividad y para la empresa pública Pibasa, que tendría que desaparecer por la deuda de ___ millones de euros que dejó Cel Celis.

“Sabemos que ha habido alguna oferta pero la reunión del otro día es que está en el aire, los plazos están pasando pero nosotros vamos a poner todas las facilidades del mundo para que llegue la empresa y se ponga a funcionar con la unidad productiva”, aseguró Benavides.

En cualquier caso, la decisión no es del Ayuntamiento sino que depende de la voluntad de los inversores, y a su vez de los mercados y del posible interés de los mismos en la fabricación de células fotovoltaicas.

La oferta que el pasado mes de abril salió a la opinión pública era de la multinacional americana Actea Energy Holding, que estaría incluso en disposición de pagar 5 millones de euros para la adquisición de la unidad productiva de Cel Celis, pero no se haría cargo de la deuda que asciende a 18 millones de euros, que debería seguir el proceso concursal en el Juzgado de lo Mercantil. Llegó incluso a constituir la empresa Celbierzo, S.L, a través de la cual harían frente al pago de 5 millones de euros comprometidos, con un aval contractual con una empresa de Villar Mir que garantizaría durante los próximos cinco años el suministro de silicio para la fabricación de las células solares.

Han pasado tres meses y un mes de agosto prácticamente inhábil en el terreno judicial que hace pensar que hasta septiembre, en el mejor de los casos, no habrá novedades.

La venta de la unidad productiva permitiría mantener la actividad, en caso contrario, la venta por lotes supondría la desaparición de la fábrica ya que no quedaría nada de ella en las instalaciones del polígono, que pasarían a ser propiedad de los acreedores. Es decir, podría incluso tratarse de unas instalaciones ‘fantasma’ desocupadas en un polígono promocionado por el Ayuntamiento.

“Todos los agentes de esa liquidación deseamos, queremos y vamos a buscar por que la unidad productiva se venda al completo”, aseguró el edil. “Si llega alguien y ofrece prácticamente el aval los bancos van a preferir venderlo por lotes para sacar más dinero, ellos buscan maximizar sus beneficios, pero todos los agentes que componemos la liquidación de Cel Celis estamos ahora de acuerdo que se venda en su conjunto”.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador