En las reuniones de Proyecto León venimos observando últimamente con desasosiego la  opinión negativa que se extiende acerca del aeropuerto. Nuestro colectivo quiere manifestar que esta instalación es una infraestructura que ya ha demostrado su utilidad en el desarrollo económico de esta tierra, como demuestran los datos. En consecuencia hay que explotar todas sus posibilidades.

En primer lugar se afirma que León no genera tráfico suficiente para justificar vuelos.  Los datos de estos años contradicen ese argumento. Los vuelos a Barcelona se llenaban cuando dos compañías los ofertaban. Incluso actualmente tienen importantes niveles de ocupación a pesar de la desastrosa política de horarios y sus prohibitivos precios. Los datos históricos certifican que el vuelo León-Barcelona con el horario adecuado y precios normales (en torno a 200 euros ida y vuelta) se llenan. Lo mismo se puede decir de los vuelos a Tenerife de verano, si se deja operar a una sola compañía. Los vuelos de París también fueron un éxito.

Entonces ¿por qué actualmente no hay viajeros? O bien en unos casos porque los precios son disparatados o bien en otros porque los vuelos tienen horarios lamentables, o ambas cosas a la vez. Hay una tercera y grave razón que añadir a estas dos que es la permisividad de las autoridades y promotores con compañías que contraprogramaron vuelos para acabar con la competencia. Esto reventó ciertas rutas, que sí son rentables.

Los organismos de gestión deben velar por establecer reglas del juego que permitan el rápido desarrollo del tráfico aéreo en condiciones correctas. Todos los organismos han hecho dejación de funciones en la Virgen del Camino en este aspecto. Proyecto León reclama que cada uno tome su responsabilidad y que se impulse la navegación aérea en un enclave del que ya se conoce verazmente su potencial. Para ello hay que parar los pies a quien convenga, a fin de evitar abusos que van en contra del interés común.

Otra de las afirmaciones falsas que se han extendido en León sobre el aeropuerto es que es muy caro como medio de transporte. Hay que explicar que es mucho más caro el tren y las autovías. Así como AENA contabiliza todos los gastos de construcción y funcionamiento del aeropuerto, que luego engrosan su déficit, ADIF y RENFE no computan los gastos correspondientes a sus infraestructuras, que son asumidas a fondo perdido por todos los contribuyentes. Lo mismo se puede decir de las autovías, cuyo coste no aparece como déficit en ninguna empresa, pero que es asumido con la emisión de deuda pública. Y eso sin hablar de las autopistas (privadas) cuyo coste de mantenimiento va a tener que asumir la administración por falta de rentabilidad y mala planificación. En resumen, en todos los casos los sobrecostes son asumidos por los impuestos de los españoles, con lo que queda oculta la realidad de unos gastos enormes y cuestionables en ferrocarril y autovías frente a la irrelevancia del coste aeroportuario comparativamente.

Para alcanzar esta conclusión debemos comparar las cifras: el coste del Aeropuerto de León ha sido de unos 80 millones de euros. El de los 100 kms de autovía entre Santas Martas y Villanubla es de más de 300 millones y sus gastos de mantenimiento anuales multiplicarán los del aeropuerto. Los costes de construcción del AVE León-Valladolid, de unos 150 kms, supondrán unos 2.500 millones de euros y el coste de mantenimiento anual previsto, unos 18 millones de euros, que frente a los del aeropuerto es una fortuna. Si bien gestionado nuestro aeropuerto puede tener 150.000 pasajeros/año (ya tuvo más de 160.000), un trato proporcional nos llevaría a buscar al menos 600.000 viajeros en la autovía por su coste y más de 4,6 millones en el caso del tren. Si además consideramos los costes de mantenimiento de cada una de estas infraestructuras, la autovía debería tener todavía más y el tren muchísimos más, objetivo irrealizable, ya que las líneas más usadas cuentan unos 5 millones de pasajeros. Por aportar otro dato esclarecedor, los trenes ALVIA en la estación leonesa suponen unos 135.000 pasajeros al año, menos que los pasajeros del aeropuerto en 2007. 

En resumen, comparando la dimensión de las cifras: con lo que cuesta el ferrocarril León-Valladolid (mantenimiento aparte) podrían construirse 31 aeropuertos como el de La Virgen del Camino. Asimismo, el coste de 100 kms. de autovía de León a Valladolid daría para casi 4 aeropuertos.

Proyecto León expone que, apoyándose en los datos, el Aeropuerto de La Virgen del Camino tiene un potencial suficiente para cubrir sus gastos y constituirse en una vía de llegada a León de primera magnitud desde puntos lejanos. Por eso se debe realizar una gestión correcta a fin de que pueda alcanzar y superar la operatividad que ya mostró en otros momentos.

Javier Callado
María del Carmen Fernández
Maite Fernández
Roberto Fernández
Anselmo Reguera
proyecto-leon.blogspot.com

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}


felix 359 1

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos