De las muchas alegrías que Gil y Carrasco nos empieza a dar en vísperas de su II Centenario, una muy grande es ir teniendo noticias de bercianos ausentes que, cuanto más lejos, más se acuerdan de su tierra y más la sienten.

La semana pasada recibí una llamada y una voz emocionada dijo:

—Le habla el teniente-coronel de Infantería de Marina, Valeriano Rey, soy berciano, de El Valle, en Folgoso, he oído hablar de esos libros sobre Gil y Carrasco y me gustaría tenerlos: quiero que mis hijos, mitad canarios/mitad bercianos, no olviden sus raíces.

Antes de colgar ya había hecho su ingreso y a estas horas los libros ya están en la avenida Escaleritas, en Las Palmas de Gran Canaria. Los enviamos por correo, pero con gusto se los hubiera llevado en persona porque antes de colgar me insistió:

—Tiene usted aquí su casa –y estoy seguro de que tenemos allí un hogar berciano donde se lee a Enrique Gil con devoción.

Otra alegría llegó ayer mismo por Facebook desde Middletown, en Nueva Jersey (USA): Cristina, nieta del poeta y periodista berciano Manuel Álvarez Juárez se brinda desde el otro lado del Atlántico a “colaborar con mi granito de arena”. En su restaurante, esta berciana de pro ha recaudado fondos para una niña con leucemia, para una escuela en El Salvador y ahora está recaudando ayudas para la BIBLIOTECA GIL Y CARRASCO, en memoria de su abuelo de Cacabelos.

Díganme si no es para ir en persona a darle un abrazo y llevarle un botillo y unos chorizos. Don Enrique estaría encantado sabiendo que cada noche un amigo berciano y sus hijos María y Alberto le leen en Las Palmas y seis horas los hijos de Cristina después desayunan con él en Middletown.

Enlaces wiki románticos:
Sobre el poeta Manuel Álvarez Juárez, natural de Cacabelos
Fotos: Manuel Álvarez Juárez y la solidaridad de Cristina en acción
Wiki: BibiliotecaGilyCarrasco.com

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos