No tiene sentido alguno, y no lo debiéramos permitir, que se elimine la carrera de Ingeniería Alimentaria en la Universidad de León. Ante una amenaza de tal calibre deberían saltar todas las alarmas, y ante tal desafuero lo primero que debería hacer el ilustrísimo rector, José Ángel Hermida, es amenazar con dimitir. Lo contrario solo significaría -como dicen los del 15M en sus protestas-, que no nos está representando. No nos representa si no mira por el futuro de nuestra provincia y, si fuera este el caso no estaría cumpliendo con sus funciones.

Tampoco debiera encontrarse solo a la hora de adoptar tal medida de presión, sino que el claustro entero debería respaldarle con la misma fuerza que debería hacerlo él. No se puede aceptar sin batallar una decisión que perjudica enormemente a nuestro futuro provincial, y desde luego muchísimo a la comarca del Bierzo, que después de la casi total desaparición del sector minero necesita profesionales que dominen estas técnicas para enfocar un futuro más acorde con nuestras potencialidades.

Es importante que sepamos aprovechar convenientemente la riqueza agrícola y ganadera que ofrece nuestra provincia en forma de industrias de transformación, cooperativas o grupos de economía social, todo ello ligado a la promoción de denominaciones de origen y marcas de calidad que pueden formar parte de la solución al paro que nos agobia en la actualidad.

Desde luego es inadmisible que mientras el Consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, defiende en los Encuentros Edigroup la agroalimentación como parte del futuro de Castilla y León, señalando que nos encuentramos entre las primeras regiones en cuanto a potencial agroalimentario de calidad, la Junta  acepte los recortes provenientes de Madrid que nos roban una parte fundamental de nuestro futuro. En una provincia, donde el potencial de creación de empleo en la industria de la transformación agroalimentaria está aún poco explotado, la retirada de la carrera de Ingeniería Alimentaria es un despropósito y una de las peores noticias que podíamos recibir.

En la provincia de León, que ha perdido uno de cada cuatro habitantes en las cuencas mineras, que tiene a casi 200.000 leoneses buscando fortuna fuera de su lugar de nacimiento y que cuenta con una de las poblaciones más envejecidas del país, no son admisibles recortes de ningún tipo, y menos aún los que afectan tan gravemente a su futuro como esta propuesta del Ministerio de Educación.

Nos gustaría equivocarnos, pero quizá, lo que está sucediendo es que esta universidad hace tiempo que dejó de funcionar como debería. Que dejó de ser la universidad al servicio de todos los leoneses que todos queremos. Hace dos años Ecobierzo envió un correo solicitando información sobre una investigación sobre el cáncer que se estaba desarrollando en la ULE. Nos era útil porque servía para apoyar nuestra protesta contra la coincineración de residuos en Cementos Cosmos. No se nos respondió.

Un ecologista en El Bierzo (Ecobierzo.org)

felix 359 1

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos