Se ha llevado a efecto en la Casa de León en Madrid la conferencia titulada “Ante la reforma Administrativa y la Ordenación del territorio: La disolución de municipios y juntas vecinales y el expolio rural”, teniendo como ponente a Valentín Cabero Diéguez, Catedrático de Geografía de la Universidad de Salamanca y leonés de La Bañeza.

El tema central se desarrolló a partir de un erudito y exhaustivo análisis del proyecto de profunda reforma administrativa que, en lo que a administración territorial y su legislación se refiere, está siendo abordado por los Gobiernos de España y Autonómicos. La disertación centró su atención en las consecuencias de tales actuaciones en la Comunidad de Castilla y León y nuestra provincia, El discurso, claro, ordenado y conciso, cautivó y sorprendió con la profunda interpretación que el profesor Cabero hizo del texto legal de referencia. En el mismo subrayó sus errores de concepto y consecuencias para formas de gobierno ancestral y directo como son, a nivel de toma de decisiones, la figura del concejo y las  Juntas Vecinales. Así como su traducción en una pérdida de poder social, patrimonio y capacidad de intervención en lo que a gestión de servicios por parte de los ciudadanos del medio rural se refiere.

Valentín Cabero arrancó con la puesta de manifiesto de algunas contradicciones entre las directrices europeas al respecto  de la reorganización y administración territorial y los “interesados apaños” de enfoque de las medidas legales tomadas en nuestro País. Asimismo advirtió sobre las consecuencias de una interpretación equivocada del significado de algunos conceptos del lenguaje jurídico implicados en esta reforma en marcha, como son los de sostenibilidad, racionalización, cohesión o externalización. Igualmente apuntó detalles relativos a la filosofía e ideario conductor de la reforma y su  relación con la realidad territorial y poblacional.

Resaltó también el profesor Cabero algunas perversiones de un planteamiento de organización del territorio que, amparada falazmente en modernizar el estado y hacer frente a la crisis actual con diversos criterios de ahorro, en el fondo plantea intervenir en el medio rural transformándolo radicalmente. Una acción que, además, se plantea en muchos casos desde perspectivas urbanitas desconocedoras del mismo y a través de medidas aplicadas de modo generalizado y sin sensibilidad para otras realidades de solución a los supuestos problemas existentes. Así y con beneplácito y pacto de los partidos más numerosos, los planteamientos creados por la realidad de déficit en lugares muy poblados, como son los ayuntamientos de las capitales de provincia y contados municipios de más de cincuenta mil habitantes, se trasladan equivocadamente a áreas rurales de escasa población donde, además en muchos casos, no existe tal situación por diversos motivos que también analizó.

De todo lo expuesto se deduce que figuras ancestrales de gobierno como concejos y juntas vecinales verán complicada en el futuro su justificación de razón de existencia. Para ello argumentos como el manipulado criterio de ahorro en la organización y gestión económica, se justifican y amparan en eliminar duplicidades y aspectos como la asunción de “competencias impropias”. Unas competencias surgidas en las Juntas Vecinales de modo resolutivo y directo por parte de los ciudadanos afectados ante la no solución de problemas por quien debería asumirlos. Todo enmaraña un conflicto competencial administrativo que afecta a juntas vecinales, diputaciones, ayuntamientos y gobiernos autonómicos donde supuestamente “se va a cortar por lo sano”. Frente a este múltiple e interdisciplinar expolio competencial, patrimonial, de soberanía de poder, etc. resaltó Cabero el surgimiento defensivo liderado a nivel popular, entre otras asociaciones ,de las plataformas rurales que, lamentablemente, poseen escasa repercusión social en el ámbito ciudadano. La figura de la Comarca y su controvertido tratamiento por la reforma, en concreto en nuestra comunidad autónoma, también fue revisada y reivindicada por Cabero.

En suma, toda esta realidad constituye la que calificó como “Tercera Desamortización”, lo que en su docta opinión se traduce en el mundo rural norteño y en concreto leonés, en una pérdida de derechos, de capacidad de gestión directa, de patrimonio material e inmaterial y, finalmente, también de servicios para sus ciudadanos, lo que conllevará además entre otras consecuencias, profundos cambios en el bienestar, las formas de vida y su repercusión en el asentamiento de la población en el territorio, e incluso modificaciones en el propio paisaje derivadas de ello. Algo que, ante situaciones similares pasadas, en otras áreas de Europa no se han producido o no lo han hecho de modo tan agresivo, debido a otras intervenciones y planteamientos por parte de las administraciones y de la propia población implicadas, como razonó.

Un prolongado, interesante y participativo debate cerró el acto y, como es costumbre en la Casa de León, todo se remató de modo confraternal con un animado vino leonés ofrecido a los asistentes, donde se prolongó el debate.

felix 359 1

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos