Erika Cipré nació en Sevilla en 1979. Vivió en Barcelona durante 16 años y actualmente está asentada en Granada, aunque visita con asiduidad El Bierzo, y más concretamente la comarca de Bembibre, lo que sin duda ha influido para que se convierta en un elemento determinante en el desarrollo de esta novela. Actualmente está preparando El mar de Sangre, título que da nombre al segundo volumen de la saga La llamada

Se trata de una novela original y desconcertante de principio a fin. La historia comienza cuando una chica sale de marcha y conoce a un chico. Lo que pudiese parecer un planteamiento habitual, despierta el lado desconocido de los protagonistas. La trama se precipita de manera estrepitosa en el momento en que las energías se ponen de manifiesto e interactúan.
 
Hay dos planos. Uno físico y real, y otro mental casi irreal. Y la unión de ambos desencadena el autoconocimiento de una manera atípica para unos personajes tan jóvenes. A veces no basta con ver la botella medio llena. Aurora, la narradora, sabe que puede estar llena del todo. La energía, el componente secreto de cada ser, fluye cuando se dan ciertos estímulos, cuando hay potencial y cuando uno se rodea de la gente adecuada.
 
Lo mejor de todo es que el grueso de la historia se desarrolla en la gran ciudad, hasta que los protagonistas se van de vacaciones y paran en el Bierzo. Y ahí es donde se desdibuja el límite entre lo real y lo irreal… La autora cuenta con una sutileza muy aguda para describir personajes y situaciones de todo tipo. El realismo mágico imperante flirtea con la ciencia ficción. La temática es juvenil, pero el libro es recomendable para un público no tan joven".

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos