“Pescanova Crimen Perfecto”, editado por Paradiso-Gutenberg y distribuido por Latorre literaria. Se trata de la primera indagación de urgencia en el caso Pescanova, cuyos ejecutores comparecen estos días como imputados ante la Audiencia Nacional. Una estafa a la sociedad y a cientos de pequeños accionistas y bonistas minoritarios, que depositaron su confianza en Sousa, ahora procesado por varios delitos económicos y con la fianza más alta de la historia reciente.

“Pescanova Crimen Perfecto” relata con datos y documentos del sumario, cómo durante las últimas décadas, Sousa ejecutó desde Chapela una estafa sistemática creando más de 300 sociedades ocultas, instrumentales, sin ninguna actividad real, cuyo único fin era emitir facturas falsas para descontarlas en los bancos, obteniendo liquidez. En 2011 y 2012 las facturas y cartas de crédito falsas llegaron a representar el 80% del volumen de facturación de Pescanova. Mientras ante los bancos se iba generando una deuda cada vez mayor, el dinero pasaba a una red de empresas ocultas en Madeira, Panamá, Malta, Uruguay e Islas Vírgenes: “Pescanova no era un Titanic, era un iceberg con una inmensa trama oculta, sumergida en paraísos fiscales”, afirma el autor.


Una tormenta perfecta


El libro de Valentín Carrera analiza los orígenes familiares de Pescanova, “a las ubres del franquismo y del nazismo”, su crecimiento en un entorno que el autor califica de “autoritario, machista y endogámico”, explotando de modo colonial los recursos de países del Tercer Mundo gobernados por dictaduras cómplices, con un consejo de administración a la medida de Manuel Fernández de Sousa y una clase política cómplice. “Todo se le consentía, por sus empleados, por los consejeros y por el poder político”.
Carrera analiza las relaciones de Pescanova con el PP y la Xunta de Galicia, con CaixaGalicia, con los auditores de BDO -también imputados por el juez Ruz-; con la CNMV a la que intenta engañar repetidamente. El autor desmenuza episodios grotescos, además de delictivos, como la venta de acciones a escondidas de la CNMV –capítulo titulado “las ratas abandonan el barco”-, o el intento de la esposa de Sousa, Charo Andrade, de evadir cinco millones de euros a China, abortado por la policía portuguesa.
El libro desmonta también otras “mentiras” oficiales de Pescanova y explica cómo una empresa que oficialmente parecía una gran multinacional, líder mundial, era “un modelo perfecto de corrupción que será estudiado en el futuro en las escuelas de negocios de todo el mundo”.


Alegato contra la corrupción


Valentín Carrera, escritor y periodista de larga trayectoria en El Bierzo y Galicia, actualmente cronista parlamentario en su blog Tornarratos y en Galicia Confidencial y contertulio en O Faladoiro da Radio Galega, ha dedicado los últimos meses a analizar los documentos que constan en las Diligencias Previas 31/2013 instruidas por el Juzgado Central Nº 5 de la Audiencia Nacional y en el Procedimiento Concursal 98/2013-IF del Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Pontevedra, entre otras fuentes.

“Respeto la presunción de inocencia –afirma el autor-, pero ningún respeto hacia conductas corruptas y delictivas que han llevado a una empresa líder mundial a la ruina; ninguna consideración hacia pésimos profesionales y malos empresarios, como Manuel Fernández de Sousa, que dedicaron miles de horas, recursos ajenos y afanes a ocultar, engañar y robar. Presuntamente”.

“Pescanova Crimen Perfecto” está escrito en estilo ágil, a la manera de una crónica negra, siguiendo el hilo conductor de una autopsia al cadáver de Pescanova. Casi doscientas páginas apasionantes, rigurosamente documentadas, que no dejan títere con cabeza: “El Caso Pescanova interpela a la Banca y sus comités de riesgo, a la CNMV ciega muda y sorda, y a toda la élite de analistas y auditores que acumulan en su haber gloriosos patinazos en esta crisis financiera, desde las Cajas de Ahorro y las preferentes al caso Díaz Ferrán y otros tantos agujeros negros del sistema”.

Un libro valiente y necesario para romper, en palabras de Federico Mayor Zaragoza, a quien el autor dedica este trabajo, “la inercia que conduce a la corrupción; y para ayudar a construir un mundo mejor, en el que no tengan cabida la envidia, la ira, la soberbia y la avaricia”.

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE} 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos