Al filo de la actualidad, el periodista Valentín Carrera ha reeditado su reciente libro #1001tuitsxamor, en el que desmenuza el auto de imputación de la infanta Cristina y lo traduce a monodosis para circular por la red Twitter. La primera edición incluía los mil mensajes tuiteados por Carrera en los días precedentes a la declaración de la Infanta, a razón de cien tuits diarios correlativos, a través de la cuenta @1001tuitsxamor, con el hastag principal #autoInfanta.

Esta segunda edición de #1001tuitsxamor, editada por eBooksBierzo y a la venta exclusivamente en Amazon, consta de 350 páginas e incorpora la declaración íntegra de la Infanta ante el juez Castro, subrayando las doscientas veces en que la Infanta dice al Juez: “No sé, no me consta, no me acuerdo”.

Valentín Carrera, autor del libro de investigación Pescanova Crimen Perfecto, edita Tornarratos, “blog de crítica constructiva”, y es analista político en Radio Galega, columnista en Galicia Confidencial, El Semanal Digital, Mundiario y otros medios.

“El auto de imputación y la declaración de la Infanta son documentos históricos porque son la verdadera causa de la abdicación del Rey –dice Valentín Carrera–. En su abdicación, el rey Juan Carlos I explicó que fue en enero, tras cumplir 76 años, cuando comenzó a madurar la decisión de abdicar la corona; sin embargo, ocultó los dos hechos más importantes para la Casa Real en aquellos primeros días de 2014: la citación de la Infanta el 7 de enero y su declaración ante el Juzgado, casi retransmitida en directo urbi et orbe, el 8 de febrero. En apenas un mes, la suerte de la monarquía estaba echada. Y el rey Juan Carlos I se resignó, como dicen con el incensario en la mano los políticos cortesanos y los periodistas palaciegos, a prestar su último servicio a España: abdicar”.
 

El desencadenante


Cada día los juzgados de este país llaman a declarar a miles de imputados con una simple citación firmada por el secretario judicial; sin embargo –dijo el juez Castro en su Auto, algo enfadado- “para citar a la Infanta Cristina Federica ha sido preciso escribir poco menos que un tratado de derecho procesal”. Este tratado de derecho, que el periodista Valentín Carrera ha vertido a la red social Twitter, fue definido por el periodista Jesús Maraña como un “¡Zas!, en toda la boca”. Un auto de 227 folios y 650.297 caracteres que Carrera ha traducido a monodosis de 140 caracteres, suprimiendo más de quinientos mil caracteres de farragoso lenguaje judicial.

“Twitter tiene su propia filosofía y normas, tuitear el #autoInfanta no significa transcribirlo –dice el autor-. El reto era ensayar un lenguaje judicial distinto, primando la concisión y la claridad, encontrar los mil y un tuits relevantes, redactar unidades con significado propio y diferenciado, porque Twitter comunica mediante destellos, flashes, píldoras monodosis. No hay continuidad entre un tuit y el siguiente; el timeline de cada usuario los reflejará a su modo, cronológicamente, prescindiendo de la voluntad del tuitero.”

A juicio de Valentín Carrera, el auto de la Infanta y su posterior declaración ante el Juez “son documentos de verdadero interés periodístico; piezas de indudable valor histórico, jurídico y literario que serán estudiadas en el futuro por especialistas en los anales de la decadencia borbónica. Piezas por las que Castro pasará a la historia como el primer juez que sentó en el banquillo a un miembro de la Casa Real y desencadenó nada menos que la abdicación de Juan Carlos I”.

Ello es así porque el auto describe con lujo de detalles la denuncia por corrupción más emblemática del siglo XXI, el caso Urdangarín, que alcanza de lleno a la familia y a la Casa Real, a la monarquía como institución y al rey Juan Carlos I como padre, como suegro y como rey. “Una mancha negra que afecta a la clase política representada por el bipartidismo dinástico PP-PSOE, que en materia de coronas se lavan las manos, y a toda la sociedad española que contempla estupefacta el deterioro progresivo de esta monarquía caduca”.

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE} 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos