Gabriel Ferreras Estrada es amigo mío desde los duros años cincuenta en Astorga. Él era hijo de un sargento de la Guardia Civil y quien esto escribe, de un comerciante venido a menos. Hoy, Gabriel  es doctor por la Universidad de París, exprofesor de la Pontificia de Salamanca, licenciado en Derecho y jubilado de la Administración del Estado en Murcia. Yo me he quedado en un simple juntaletras con cuarenta y tres premios en certámenes poéticos y seis libros a cuestas. Tenemos en común el cultivo de una pasión  -o dos-  escribir y la afición a los viajes.  De esta afición ha nacido  -de esta afición de Gabriel Ferreras-  un libro: SON DE CANTO RODADO. RELATOS DE VIAJES: :Irlanda, Salta, Israel, Cuba, Capadocia, China o Sao Paulo, aparecen en su libro y, no solamente como un mosaico de países y ciudades visitadas por el autor, que describe con una prosa elegante y amena, sino que, a la descripción, añade un  estilo personal con sus propias reflexiones que terminan cautivan al lector.

Me ha llamado la atención, sobre todo,  la forma de escribir de Gabriel Ferreras, una forma coloquial  que acompaña al lector, que lo sabe a su lado y que habla con él, desde la primera línea y  le hace participar, como un viajero más, en el itinerario. Es un compañero de viaje al que hace partícipe de las sensaciones que experimenta con un estilo  -a veces indirecto que lo hace más personal-  y que lo reconduce al texto para gozar de  una prosa fluida desconocida para el lector  de esta clase de libros de viajes.

 Me considero un lector apasionado de este tipo de libros: EL CAMINO MÁS CORTO, de Manu Leguineche, al que vuelvo de cuando en vez; las crónicas de Pérez Reverte o los viajes por la geografía española de Camilo José Cela y no creo equivocarme si digo que estos libros tienen que envidiar la prosa correctísima de Gabriel Ferreras quien, en 2002, ya publicó en BREVIARIOS DE LA CALLE DEL PEZ de León MEMORIAS DEL SARGENTO FERRERAS, una versión de los hechos guerrilleros de los años 40 y 50 acaecidos en los montes de la Cabrera y que recomiendo asimismo a los lectores de este blog. Ya en este libro   -muy distinto del que comentamos-  Gabriel Ferreras es poseedor de un estilo que lo hace distinto  -yo diría que único-  que lo diferencia de otros escritores y que brota con más fluidez en SON DE CANTO RODADO.

Espero que las grandes editoriales que se dedican a la literatura de viajes apuesten por un autor que ha demostrado que, aun siendo, relativamente, novel tiene una de las plumas más ágiles y una de las prosas más limpias del panorama literario actual.
Confieso, finalmente, que al leer su libro  -leer y releer-  me he encontrado con un excel nte escritor, con una voz nueva que nos debe, a los lectores, libros como éste. Y confieso, también que me siento avergonzado al comparar mi prosa con la suya. Tengo que decirlo y lo digo.

Recomiendo el libro, que ya está a la venta en las librerías y, si no lo encuentran en los anaqueles, pídanlo a www.united-pc.eu. Me lo agradecerán.

Antonio Esteban

 

{module ANUNCIOS GOOGLE PIE}

 

 

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos