Casimiro Martiferre presentó en Bembibre su “Territorio” particular, por el que se ha movido con soltura a lo largo de los años, siempre con la cámara de fotos a cuestas, buscando la esencia de todo lo que le rodea. Primero el paisaje, luego las personas. Porque Martinferre tiene claro que son las personas quienes dan vida y alma a ese “Territorio”: doña Asunción, la costurera casi ciega; la hospitalidad de don Brindis; don Tomás y sus cien años; doña Florinda…

En este nuevo libro, publicado por la editorial leonesa Lobo Sapiens, Martinferre incluye una recopilación de fotografías de distintas épocas que dan origen a pequeñas historias, o que son el reflejo de esas pequeñas historias que las acompañan. Textos escritos con un lenguaje sencillo, directo y no exento de ese fino humor que caracteriza al autor. Un libro con alma.

"Qué me queda, si renuncio. No cejaré en el engaño, probaré una y otra máscara, pujaré rocas mayores. Buscaré una roca más grande, le arrimaré el hombro con más ahínco hasta una cima imposible".

 

Hace ya bastantes años cuando yo era estudiante de secundaria se nos enseñaba (aún tengo el libro);que uno de los modos de orientarse era utilizando un reloj analógico; es decir de estos de toda la vida que con la aguja corta señalan las horas y...
banner cabecera
 

Existe una creencia muy generalizada de aquellos padres a quien corresponde pagar una pensión alimenticia a sus hijos en caso de separación o divorcio, que esa pensión quedará anulada cuando este cumpla los 18 años, es decir, cuando cumpla la...