CUANDO me preguntan, digo que somos ángeles vagabundos. Que

         somos los antiguos constructores de catedrales, o, mejor aún,

          los extemporáeos diseñadores de manicomios.

 

A veces soy más elocuente y declaro que somos víctimas de la

         arquitectura y devotos de la enajenación,

 

peregrinos obsesionados con el viaje infinito, ambulantes de elipse

         en elipse, mecidos en los brazos de la alquimia.

 

Luego añado que somos virtuosos intépretes del sueño de las

         piedras,

 

diletantes ebrios que palpitan al son transparente de los clavicordios

          tuberculosos.

 

Y hago ver que somos carne, luz cenicienta y guirnaldas.

 

 

Fermín López Costero

 

(Memorial de las piedras. Talavera de la Reina, 2009. XXIV Premio

de Poesía “Joaquín Benito de Lucas” 2008)

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos