La residencia para la tercera edad El Santo de Bembibre ha celebrado su 25 aniversario en un acto que tuvo lugar en los jardines aledaños incluido en el programa festivo del Cristo. Una fecha especial que sirvió para rendir honores a las ocho mujeres impulsoras de esta residencia, así como para reconocer el papel de los alcaldes que estuvieron relacionados con la construcción y ampliación de la residencia desde el año 1991.

La residencia fue inaugurada el 15 de septiembre de 1991, pero antes de esa fecha hubo un importante trabajo previo que fundamentalmente se debe a ocho mujeres, que recibieron el reconocimiento de la residencia (hoy gestionada por la empresa Clece). Esas mujeres fueron la recientemente fallecida Ángeles Alonso (mujer a quien se debe también el Museo Alto Bierzo de Bembibre), así como Carmen González, Aurora González, Dolores Caballero, Carmen Villaverde, Antonia Calvete, Mercedes Mato y María Macías.

Era el Bembibre de finales de los años 80, cuando se acababa de poner en marcha un museo etnográfico en el edificio multiusos del Santo. Este grupo de mujeres puso todo de su parte hasta conseguir tener una residencia de ancianos para facilitar la asistencia de las personas mayores de Bembibre. Un proyecto costoso para el que surgieron iniciativas personales tendentes a conseguir unos fondos mínimos que permitieran dar los primeros pasos.

El grupo también se iba haciendo más amplio, con la implicación de las mujeres del Taller de Costura y los maridos y familiares de impulsoras.

La venta de rifas para participar en sorteos comenzaron a ser habituales, incluso las impulsoras llegaron a crear una cuenta en la oficina del banco Central en la que cada una ya no sólo dedicaba su tiempo, sino que a final de mes hacían una aportacón voluntaria siempre para este fin.

Poco a poco se fueron dando pasos de gigante, y había otras iniciativas como el anecdótico concurso de disfraces con un primer premio de 100.000 pesetas (de la época, ahí es nada) al que se presentó el grupo impulsor de la residencia. El entonces alcalde Antonio Rey se comprometió a aportar la misma cantidad que ganasen -si ganaban algún premio- para este fin. Con humor y desparpajo 'los payasos' ganaron el primer premio en la Sala Sur, y el montante total (100.000 pesetas) finalmente ascendió a 200.000 pesetas por aquel compromiso de Rey.

La historia hay detrás de la construcción de la residencia es mucho más amplia de lo que se pueda contar en estas líneas, partiendo de la necesidad de tener en Bembibre una infraestructura de este tipo en una localidad donde los tiempos empezaban a cambiar y la atención de los mayores precisaba de unos cuidados cada vez más atentos y profesionales.

Quizá con el paso de los años la residencia hubiera nacido sin necesidad de implicación personal, impulsada por alguna Corporación de turno o construida con fondos mineros (casi impensables hace más de 25 años). O simplemente Bembibre no hubiera tenido una residencia pública, que se podría haber suplido con el paso de los años con la iniciativa privada -con la que hoy por hoy convive la residencia El Santo-. Pero su construcción en el año 91 permitió cubrir a tiempo esta necesidad acorde a los tiempos, y acorde también a la evolución de la sociedad durante el último cuarto de siglo, sin olvidar que nació, algo difícil de ver hoy, por voluntad popular.

Pero en el acto también hubo un reconocimiento a los alcaldes que de una forma u otra tuvieron relación con la residencia, como son Antonio Rey, José Eloy García, Jesús Esteban (presente en el acto institucional) y Jaime González. En representación de los mismos, el ex alcalde Jesús Esteban hizo un breve repaso por aquellos momentos previos, su inauguración y el trabajo posterior para la adecuación de la residencia y su posterior ampliación, pasando de las poco más de 60 plazas a las 113 actuales.

Y es que una vez la iniciativa personal permitió poner en marcha el proyecto los fondos municipales permitieron ejecutar el grueso del proyecto, las reformas y ampliaciones posteriores, y asegurar su funcionamiento y mantenimiento. Sobre todo, llevar a cabo las gestiones y las modificaciones que hubo que hacer para ajustarse a la normativa vigente en Castilla y León.

La teniente de alcalde de Bembibre, Elsa García, destacó la importancia de este proyecto "muy bonito iniciado por un grupo de mujeres que fueron el germen que dio lugar a este proyecto, que vemos aquí como orgullo de todos los bembibrenses". Por su parte, la directora de la residencia, Begoña Martín-Mateos, quiso poner de relieve la implicación del equipo humano en la gestión durante los últimos 13 años por parte de la empresa privada.

Los actos consistieron en una misa de campaña en los jardines aledaños, posterior reconocimiento a las ocho mujeres impulsoras, y un vino español para todas las personas que desearon participar en el mismo, abierto a la población en general.

Archivo fotográfico: Mari Ángeles Cebrones (hija de Ángeles Alonso), que ha cedido a Bembibre Digital para este artículo las tres fotografías históricas que se muestran con las impulsoras y familiares en los momentos en que celebraban algún encuentro. La primera imagen en la bodega de Carmina; la segunda imagen correspondiente al concurso de disfraces; y la tercera en la bodega López.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador