Si por la mañana la actividad se centró en los juzgados, por la tarde se trasladó a Bembibre y por partida doble. Por un lado, la víctima hizo un reconocimiento sobre el terreno de los pasos que había dado con la intención de hacer una reconstrucción de los hechos desde el lugar donde la dejaron los supuestos agresores hasta la farmacia. Dos horas después, la Policía Judicial practicó un registro en el domicilio del joven bembibrense detenido, donde también se practicaron las pruebas de localización que pidió el Fiscal con el dispositivo de vigilancia que habían colocado a su ex pareja.

A primera hora de la tarde, la víctima hizo un recorrido por el barrio de la Estación para intentar determinar con exactitud cuál fue el lugar donde la habían abandonado la noche del lunes al martes, después de haberla secuestrado y agredido presuntamente. Aunque se creía que había aparecido en el bajo de una casa frente a la estación de ferrocarril, todo apunta a que fue en la carretera de Viloria en una ubicación que no ha podido precisar.

Desde la estación de ferrocarril hasta la farmacia para reconstruir y recrear sus movimientos con el objetivo de aportar más información al Juez. Una tarea que se presentó difícil por cuanto la joven vecina de Fabero no conocía su ubicación con exactitud, entre la oscuridad, la desorientación y los nervios. Tal es así que recuerda que estuvo mucho tiempo caminando, posiblemente varios kilómetros, hasta llegar a la farmacia; posiblemente cambiando de dirección hacia Viloria y hacia Bembibre sin saber a dónde se dirigía.

Lo que recordó con más claridad fueron sus últimos pasos antes de llegar a la estación de tren, dirigiéndose hacia la casa que se encuentra justo enfrente. Desde ahí tomó dirección calle Susana González hacia abajo tocando en los timbres de al menos dos edificios hasta llegar a la farmacia de la Estación, que era precisamente la que se encontraba de guardia.

Pruebas judiciales en el domicilio familiar de su ex pareja

Dos horas después la atención se centró en el domicilio familiar del presunto agresor, con el objetivo principal de comprobar la efectividad del dispositivo de geolocalización que le habían colocado. La Policía Judicial también intervino equipos informáticos que se llevaron a dependencias judiciales.

El equipo de investigación puso a prueba la eficiencia del dispositivo electrónico en movimiento desde el tercer piso, donde tiene el domicilio familiar el detenido, hasta la bodega, en la planta baja.

Una vez practicada esta prueba, el juicio se reanudará mañana jueves a partir de las 12 del mediodía en el Juzgado de Instrucción número 5 encargado de asuntos en materia de violencia de género.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador