A los pocos días de haber entrado en el verano y después de una ola de calor con temperaturas próximas a los 40 grados, las lluvias y el frío parecen haber llamado a la primavera. Las máximas se han desplomado en menos de una semana, hasta situarse en los 17 grados de hoy, y seguirán bajando hasta los 15 grados de estos próximos dos días. Las mínimas también caen hasta los 8-9 grados que esperamos en lo que queda de semana.

Un cambio drástico pasando de los 37 y 38 grados de hace escasos diez días a la temperatura actual. Son 20 grados menos en muy pocos días, cuando ya creíamos que nos estábamos acostumbrando al verano y a las altas temperaturas.

Según las previsiones de la Aemet, las lluvias también acompañarán hasta el viernes, cuando la situación climatológica comenzará a estabilizarse. El sábado las temperaturas volverán a remontar hasta situarse en valores de 30 grados el próximo lunes.

La tan ansiada lluvia dará paso nuevamente a las temperaturas propias del verano (tanto máximas como mínimas) que esperamos al finalizar esta misma semana, y la alternancia de nubes y claros desembocará en cielos despejados.

 

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360