El descenso en la accidentalidad y en el número de fallecidos registrados en las carreteras de Castilla y León, vías interurbanas, en la Semana Santa de este año, una vez finalizada anoche la operación especial de Tráfico puesta en marcha por la DGT, confirma la tónica de los últimos años. Desde que se iniciara la Operación Especial hasta su finalización, se ha producido en Castilla y León un accidente con un fallecido,  mientras que las estadísticas registran 8 muertos en 2008, 4 en 2009 y 3 en 2010. Igual curva descendente se observa en el número de accidentes, que recoge 7 en 2008, 4 en 2009 y 3 en 2010.

El delegado del Gobierno, que lamenta la pérdida del joven fallecido en la madrugada del domingo 17 en Ledesma, Salamanca, ha valorado muy positivamente esta tendencia, debida, por un lado, a la cada vez mayor responsabilidad de los conductores y, por otro, a las medidas y campañas de prevención puestas en marcha por los responsables de Tráfico.

Miguel Alejo vuelve a poner el acento en la necesidad de extremar las medidas de precaución en los trayectos cortos que se realizan entre poblaciones, por la noche y en fin de semana, ya que se mantienen la distracción, la somnolencia y el cansancio como principales factores desencadenantes de los siniestros.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador