El delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo Vicente, destacó que a lo largo de este verano el estado general de la red de carreteras del Estado en Castilla y León se ha caracterizado por una adecuada capacidad que garantizó la fluidez del tráfico y un descenso, tanto  en el número de accidentes registrados como en el de fallecidos.

Las mayores intensidades de tráfico se han registrado durante la Operación Especial de Santiago en las que en algunas franjas horarias se llegó a una ocupación del 80 % de la capacidad de la red. En cuanto a las mayores retenciones se produjeron en la Operación Especial 1º de Agosto.

La accidentalidad descendió en las carreteras de Castilla y León de  45 a 30, mientras que los fallecidos bajaron de 58 a 32 en el periodo estival, del 1 de julio al 31 de agosto.

warhol_360