La asociación mineralógica bembibrense es la responsable, casi por casualidad, del descubrimiento de un importante yacimiento aurífero en el término municipal de Castropodame.

Las explotaciones de oro en esta zona están datadas ya desde la época romana. Precisamente ese fue el motivo que llevó a los miembros de Aragonito Azul a programar una serie de actividades lúdico-formativas dirigidas a los más pequeños, en torno al noble metal y su relación con nuestra historia.

En el transcurso de los trabajos que estaban realizando para preparar las rutas, se encontraron con una concentración de oro muy poco habitual en un terreno cuya ubicación aún no se ha dado a conocer. A partir de ahí iniciaron labores de investigación, en las que pudieron comprobar que esa tierra había sido arrastrada por el agua de lluvia desde una zona cercana. El siguiente paso fue llegar a un acuerdo con el Ministerio de Industria, La Junta de Castilla y León y la empresa canadiense Kinbauri, con experiencia dentro del sector en nuestro país, para realizar los trabajos de viabilidad de cara a una posible explotación comercial.

Los resultados han sido positivos y, según afirma la compañía Kinbauri Gold Cop, cuando el yacimiento esté a pleno rendimiento, España se convertirá en el principal productor europeo de oro, superando ampliamente las 150.000 onzas anuales.

El museo mineralógico que alberga la Casa de las Culturas de Bembibre, exhibe desde ayer en sus vitrinas una pepita de gran tamaño procedente de este yacimiento, que se ha convertido en una de las piezas más valiosas y singulares de esta importante colección.

Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360