Debido a la baja pluviometría registrada en la presente campaña hidrológica 2011-2012, en la que los embalses de Bárcena y Vilasouto se encuentran en una situación de mínimos históricos, se hace necesario realizar un estudio de los recursos disponibles para programar una adecuada satisfacción de las demandas.

Hay que apuntar que la Confederación Hidrográfica Miño-Sil ya ha ido introduciendo medidas de explotación para minimizar las salidas de agua de los embalses. En Bárcena, desde el día 17 de enero, se ha restringido el régimen de turbinado al mínimo imprescindible para mantener el caudal ecológico y en Vilasouto, desde el día 28 de diciembre, se ha reducido el caudal ecológico al mínimo establecido de 100 l/s. Por tanto, solo se atienden los consumos de abastecimiento a poblaciones y además, en el caso de Bárcena, la refrigeración de la central térmica de Compostilla II.

Por otra parte, esta Confederación Hidrográfica del Miño-Sil ha programado una campaña de seguimiento de la calidad de las aguas a través de la Comisaría de Aguas y, paralelamente, se pondrá en conocimiento del Órgano Ambiental de las Comunidades Autónomas, por si considera necesario implementar otras medidas que puedan paliar,  en lo posible,  los efectos adversos que puedan producirse.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos

 

eldespertador