La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, tras la reunión del Consejo Territorial del Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia, a la que han asistido los consejeros de Servicios Sociales de las Comunidades Autónomas, anucnció que se ha alcanzado una propuesta inicial de acuerdo. Se trata de uno de los pilares del futuro Pacto por la Sanidad y los Servicios Sociales que la ministra ha propuesto a las autonomías.

Este acuerdo inicial se basa en cuatro puntos

El consenso para que pueda ser ampliado a todas las entidades y organismos del Sistema de Dependencia que se considere oportuno.

El avance de la evaluación de los cinco primeros años de aplicación de la ley. Éste será el punto de partida para realizar la evaluación de resultados definitiva. De los primeros datos se desprende que son necesarias mejoras:

  • La ley se ha convertido en un laberinto normativo
  • Se ha abusado de la fórmula que la ley contemplaba como excepcional. En vez de emplear la red pública de servicios sociales de forma prioritaria para atender a las personas dependientes, se han hecho habituales las prestaciones para cuidadores familiares.
  • La Ley no ha contribuido a generar empleo, pues el 63 por ciento de las altas en el Régimen General de la Seguridad Social, sector Servicios Sociales, corresponde a cuidadores familiares. Sólo el año pasado, se perdieron 8.304 empleos en el sector.
  • No se garantiza la calidad de la atención, pues las prestaciones económicas no aseguran las condiciones más adecuadas a las necesidades de los dependientes, ni la formación básica de sus cuidadores.
  • Se han construido 17 sistemas distintos de atención a la dependencia, con desigualdades en prestaciones, aportación del usuario y tramitación de solicitudes.
  • Existe un desfase entre las previsiones en número de dependientes y financiación y la realidad. En 2007 se estimó que, cuando entrara en vigor plenamente la Ley (2015) habría 1.173.000 dependientes. Sin embargo, a día de hoy se ha reconocido el derecho a más de 1.500.000 personas. En cuanto a la financiación, hoy la aportación del Estado supera las previsiones en más de 2.700 millones de euros.

El tercer punto del acuerdo inicial es la ratificación del contenido de los grupos de trabajo. Se trata de cuatro equipos que analizarán las siguientes materias:

  • Baremo de valoración de la Dependencia.
  • Calidad y adecuación de la cartera de servicios y prestaciones a la situación de las personas dependientes.
  • Procedimiento de tramitación para el acceso a las prestaciones.
  • Aspectos económicos de la atención a la Dependencia.


El cuarto punto es el calendario de actuaciones de los grupos. En el Pleno celebrado hoy se ha acordado que presenten las primeras propuestas este mes de abril y las conclusiones, en mayo. De este modo, el Consejo Territorial debatirá y, en su caso, aprobará, las propuestas en junio.

La ministra ha calificado de “grandes avances” los acuerdos alcanzados en el Pleno. Mato ha expresado su intención de avanzar hacia unos servicios sociales que, “bajo los principios de igualdad y calidad en la atención, contribuyan a mejorar su eficiencia y su cohesión social en beneficio de los ciudadanos”.

warhol_360