Las piscinas de verano de Bembibre se han quedado sin uno de los árboles que más sombra proporcionaba a los usuarios, en las inmediaciones de la piscina pequeña. Un árbol que apareció cortado ayer domingo fruto de un acto vandálico que, no sólo ha consistido en una mera gracia o gamberrada, sino que pudo haber tenido unas consecuencias mayores por cuanto el autor o autores dejaron el árbol cortado suspendido sobre el tronco y sujeto por cuatro maderas.

Afortunadamente, un grupo de usuarios de las piscinas se dieron cuenta pronto de esta situación, y advirtieron al personal que había un árbol en condiciones precarias. En ese momento se percataron de que el árbol había sido cortado con un hacha aunque todavía permanecía sujeto intencionadamente del tronco.

El alcalde de Bembibre, José Manuel Otero, lamentó que no se trate sólo de un acto vandálico aislado ya que las consecuencias pudieron ser mayores: “si llega a haber alguien debajo del árbol y viene una ráfaga de aire, o simplemente alguien se apoya ahí, podría haber caído”. Con el agravante de su ubicación próxima a la piscina pequeña que usan familias con bebés y niños de corta edad.

Para que vuelva a crecer un árbol como el que acaban de destruir serían necesarios entre 15 y 20 años, según estimaciones del primer edil.

Los hechos sucedieron, previsiblemente, en la noche del sábado al domingo. Aunque no pudieron pasar desapercibidos, ya que el autor o autores se desplazaron con un hacha y tuvieron que hacer ruido, no hay constancia de que los vecinos hayan apreciado nada en concreto.

En cualquier caso, la Policía Municipal pide la colaboración ciudadana ante cualquier pista que pueda aportar cualquier vecino. Bien en las dependencias de la propia Policía, en la plaza Mayor, o mediante comunicación telefónica.

Estos hechos se unen a otros actos vandálicos que han tenido lugar en fechas recientes en Bembibre y un intento de robo en el interior de las instalaciones deportivas de La Devesa.
Amena en casa 728x90
happyending 728x90 jpg
warhol_360