Voluntarios de Cruz Roja en Bembibre han procedido este domingo a la limpieza de un tramo del río Boeza en las inmediaciones del embalse de Endesa, uno de los principales focos de acumulación de suciedad. Numerosos residuos que llenaron siete sacos de basura con plásticos (principalmente), latas de refresco, resto de bocadillos con sus respectivos envoltorios y hasta neumáticos, según informó la asamblea comarcal de Cruz Roja en Bembibre.

El grupo de voluntarios, encabezado por el presidente José Rodríguez y el denominado Referente de Medio Ambiente, participaron durante la mañana de ayer domingo en estos trabajos con el objetivo claro de “concienciar sobre la importancia del respeto del entorno y el deterioro que sufre por una falta de sensibilidad ambiental y la mala gestión de los residuos”.

También desde Cruz Roja han destacado la urgencia del desbroce de las márgenes donde la “maleza” podría “provocar fácilmente un incendio en la zona”.