No fue por rabieta, sino para causar el mínimo perjuicio. En estos términos se pronunció el joven que el pasado viernes, con motivo de la inauguración de las nuevas instalaciones de El Barco, aparcó su coche en la pista de skate y posteriormente salió circulando por la pista de fútbol sala.

El joven skater justificó que accedió por el camino de gravilla sin percatarse puesto que “llevamos años entrando todos, sólo que ese día, cuando ya me encontraba circulando por el camino, pude ver que lo habían rellenado de gravilla, algo inapreciable hasta que no circulas sobre ella, y que no pude distinguir al aproximarme”.

“Accedimos por el camino que lleva al skatepark. Un camino que ya estaba allí muchos años antes que las pista de pádel. Un camino que todavía existe, pero que sin previo aviso alguien ha tenido la brillante idea de cubrir con gravilla para que los señoritos no se manchen las zapatillas nuevas de barro”. Y lamentó que “nosotros llevamos años llenándonos de barro al entrar al skatepark y jamás nos han puesto gravilla”.

Asegura que no hubo discusión con nadie “y retiré mi coche inmediatamente -algo que no tengo por qué hacer porque no estaba dentro de ninguna zona de práctica de ningún deporte ni molestaba a nadie, ni existe ninguna señal que prohíba aparcar ahí”, manifestó, “y llevo 10 años dejando el coche en el mismo sitio”. Desde su óptica su coche no representaba “un peligro para nadie”.

Cuando salió del recinto atravesando la pista de fútbol sala fue porque “es la manera más segura de salir de allí”, y asegura que eso mismo ya lo había hablado con el concejal “a lo que no puso ninguna objeción”. “Lo hice por cortesía, y no como una rabieta”. Incluso considera que el espesor de esa pista “soportaría la circulación hasta de camiones”.

Poca atención a la pista de skate

Este skater defendió la labor que los usuarios de la pista han venido realizando hasta tal punto que aseguró que han llegado a limpiar las pistas de cristales, restos de botellón y otros de basura. “Algo que he denunciado en varias ocasiones y a lo que no se ha hecho caso en absoluto por parte de las autoridades locales”. Incluso advierte del riesgo que implica para los niños.

También destacó el trabajo que incluso les ha llevado a la colaboración con el anterior ejecutivo local en tareas de asesoramiento con planos para la reconstrucción de un lateral de la pista que fue retirado para facilitar la construcción del campo de césped artificial, amén del pago “de mi propio bolsillo de multitud de reparaciones realizadas en la pista....ante la falta de actuación del Ayuntamiento”.

Concluyó este repaso recordando que “una pista en mal estado representa un peligro para todos los usuarios”.

Ajedrez - Encuentra la mejor jugada

Sudoku para todos